El pasado miércoles el INDEC dio a conocer las cifras de inflación correspondientes al mes de abril, resultando una variación de 3,4 por ciento. El número sorprendió positivamente al mercado en general y al Gobierno en particular. Esto ocurrió debido a que las proyecciones se ubicaban por encima de esta cifra. Incluso algunos pronósticos arrojaban una inflación del 4 por ciento.

En marzo el índice llegó a 4,7%, lo que adelantaba pronósticos muy complejos para la economía doméstico. La diferencia resultó significativamente menor de un mes a otro.

A pesar de esta baja, los números indican que entre enero y abril la inflación superó el 15%, mientras que para el mismo período del año pasado los precios se habían encarecido un 9,6 por ciento. La interanual se posiciona en 56%.

La desaceleración vino básicamente por el lado de:

-Bienes y servicios regulados: 3.3 % (vs. 4.9%)

-Bienes estacionales: 1.6 % (vs. 4.8%)

Asimismo, en abril se dio la particularidad de que uno de los capítulos más relevantes como es el de Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó por debajo del nivel general, en un 2,5%.

Pronósticos para mayo

Los análisis indican que ya hay 1.1% asegurado de inflación y que la tasa final rondará el 3%. Llegaría a ese nivel porque, en este mes, aún impactan los aumentos tarifarios como el del gas (8%). Y también las subas en las cuotas de la medicina prepaga (7%) y el alza de los combustibles (5%).

“Todos éstos pronósticos se darán de esta forma siempre y cuando no pase nada con el dólar porque es lo que condiciona qué va a pasar con la inflación. Con un dólar tranquilo puedo empezar a desacelerar”, remarcó Mariano Otálora.

Para Esteban Domecq, economista director de la consultora Invecq, “tuvimos un primer trimestre muy malo en materia de inflación. El dato de abril dentro de todo es positivo. El dólar es el que empuja los precios al alta. El tema es que todavía estamos en el coletazo de la devaluación que se sufrió el año pasado. Con el “corset” monetario actual, podría comenzar a converger en la zona de 2 ó 2.5%. Pero esto no se puede firmar porque las expectativas están muy desancladas en un año políticamente inestable y con mucho ruido”, remarcó.

Miralo en el programa.