Julita cumplía 8 años y pidió hacer, para esa vez, algo original, hecho por ellas. Buscaron ideas en internet, pero nada las dejaba conformes; siempre se les ocurría algo para cambiar. Entonces, surgió la idea: “Podemos armar el nuestro propio evento”.

Alejandra estaba emocionada con la idea, pero trabajaba 9 horas por día y todos le decían que era una misión imposible. Eran tantas las criticas, que abandonó la idea.

En el cumpleaños de la cuñada de Alejandra, Julieta empezó a contar la propuesta que habían pensado con su mamá. Romina se sumó y lo vio como algo viable para hacer sábados y domingos, sin complicarse con sus trabajos.
Ni bien empezó, Alejandra descubrió que le apasionaba la organización de eventos.

El primer contratiempo llegó cuando agendaron dos cumpleaños para el mismo día y horario. Dividieron el equipo, resolvieron el problema y Alejandra se dio cuenta de que podían cumplir con la demanda y, que además, había muchas posibilidades de crecimiento.

Ese fue la chispa que encendió otra idea: franquiciar la marca. Al principio, la mayoría de las consultoras le decían que no. Pero de tanto insistir, encontró una que la alentó. Hoy Chikispa está presente en casi todo el país y sigue creciendo.

Historias que inspiran, donde los empresarios, pymes y emprendedores cuentan cómo lo lograron. Mirá los programas estreno, los domingos 19.30 por Canal 26.