A lo largo de estos años, muchos ahorristas de clase media han logrado adquirir, con dinero obtenido legalmente, su única propiedad. Y, dentro de este grupo, una gran cantidad la ha dejado fuera de su declaración del impuesto sobre bienes personales. Es ante esta situación que surge la pregunta sobre el blanqueo: ¿es una buena oportunidad para el sinceramiento?

El especialista en blanqueo, Leonardo Rocco, informó que para encontrar la mejor opción “se debe evaluar, si no se presentó bienes personales, el costo de hacerlo sobre los años no prescriptos. La principal diferencia que puede darse con el blanqueo está en la valuación del bien”.

Para el blanqueo, la valuación de la propiedad debe tomarse al 22 de junio de 2016, pero un bien adquirido en los años anteriores tiene un valor mucho menor al alcanzado en esa fecha. Tomando como ejemplo una propiedad adquirida en 2009, Rocco demostró que incorporarla a través de una declaración jurada rectificativa de bienes personales representa “un 40 por ciento del costo de blanquear, incluyendo intereses. Además es posible usar la opción de la moratoria y abonarlo en cuotas”.

Por lo tanto, si el capital con el que se adquirió la propiedad es legítimo, el blanqueo no parece ser la opción más beneficiosa para los contribuyentes. Sin embargo, “De alguna u otra manera (…), se tiene que poner al día impositivamente la propiedad”, consideró Otálora, algo que Rocco avaló, diciendo que “después la AFIP va a atacar a los que no entraron al blanqueo”.

Conocé la explicación completa del Dr. Leonardo Rocco y cómo proceder para declarar tu propiedad en este fragmento del programa.