El informe realizado por la consultora privada IntegraGo analizó 1.000 precios de 110 productos agrupados en 7 categorías (auriculares, gaming, informática, smartphones, smartwatchs, fotografia y video) en siete países de América Latina: Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, México, Colombia y EEUU. Los datos arrojan que nuestro país encabeza la lista de las naciones más caras del continente americano.

Otras notas | Emprendedores: Costos de empezar con un fondo de comercio

En comparación con enero de 2016, los precios en informática, smartwatch y auriculares aumentaron en nuestro nación entre un 45 y 50 %.

En la actualidad, una computadora en nuestro país cuesta un 80% más que en Colombia, 50% más que en Chile y casi el triple que en los Estados Unidos. El sobrecosto lo pagan las pymes y los hogares argentinos.

En el caso de las notebooks, en Argentina los equipos cuestan un 70% más caro que en Chile, un 27% más que en Uruguay, y un 12% más que Brasil. En noviembre pasado, el Gobierno había anunciado que a fines de marzo eliminará el impuesto del 35 % a las computadoras, notebooks y tablets importadas, lo que representara una importante baja de los precios. A su vez, El Estado ofrecerá financiamiento de 18 y 24 cuotas, para incentivar el consumo.

En el podio y en la base

Chile y Estados Unidos se transformaron en el último tiempo en destinos elegidos por los argentinos para pasear, descansar, y fundamentalmente para salir de shopping. El rubro tecnología es uno de los predilectos y más buscado por los argentinos que viajan para hacer compras, resulta muy conveniente si se tiene en cuenta la diferencia de costos en dólares. El informe realizado por la consultora IntegraGo, comprueba que los precios de los artículos de tecnología de nuestro país son un 130 % más caros con respecto a EEUU (el más económico de la región) y casi un 70 % por encima de Chile. También con respecto a Estados Unidos, Brasil es un 117% más costoso, Uruguay un 65%, Colombia 28% y México 21%.
Entre las compras preferidas de los argentinos, están los televisores LED de altas pulgadas, que en Estados Unidos vale un promedio de 200 dólares, en Chile cuestan alrededor de 250 dólares y en nuestro país no menos de 600 dólares.

Una TV de 32 pulgadas marca LG en la Argentina vale 480 dólares, en el país trasandino hay que pagar 300 dólares y en Norteamerica alrededor de 100.

Otras notas | Dónde invertir $50.000, qué recomiendan los expertos

Un Smart TV de 50 pulgadas Samsung aquí sale unos 1000 dólares, cruzando la cordillera se consigue por 450 dólares y en Estados Unidos por 350. En el rubro SmartWatch (relojes inteligentes), la adquisición de un producto puede costar un 145% más que en EEUU y un 47% que en Chile

Los teléfonos celulares son otra de las compras predilectas de los argentinos. En Chile se puede encontrar el smartphones LG Flex2 a un precio de 400 dólares, en EEUU el mismo producto a 480 dólares, mientras que en Argentina a 1200. El celular Motorola Moto G en nuestro país vale 600 dólares, mientras que en Estados Unidos y Chile, 170 y 240 dólares respectivamente. El modelo Galaxy S5 en las tiendas norteamericanas se encuentran a 400 dólares, en Chile a 340 dólares, mientras que respetando la tendencia de precios bastante más elevados, en Argentina lo venden a 890 dólares. Lo mismo sucede con el Samsung Galaxy S6, que en nuestro caro país vale 1400 dólares, pero en Chile un turista argentino lo compra a casi la mitad de precio, 800 dólares, y más económico aun en EEUU que tiene un valor de 560 dólares.

En lo que respecta a los productos de la categoría foto y video en nuestro país son un 125 % más costoso en comparación con Estados Unidos (el precio base), sin embargo en este rubro Brasil es el país con los artículos más caros de la región, un 130 % más que EEUU. Lo sigue Uruguay (120%), Chile (70%), Colombia (45%) y México (28%). En lo que refiere a auriculares, en Argentina son un 99% más costosos que en EEUU. En Brasil, también en comparación con el precio base (EEUU), resulta un 80% más elevado. En Uruguay un 51%, en Chile un 40%, en Colombia un 29% y en México un 1%.

Por Matías Antonuccio