Los propietarios necesitan tener la seguridad de recibir mensualmente la renta por su propiedad. Las inmobiliarias, como intermediarios, están interesadas en cumplir con el servicio a sus clientes. Y la garantía propietaria es un tema crucial en esta intermediación.

Por este motivo las inmobiliarias valoran cada vez más el hecho de poder avanzar con las gestiones de alquiler de forma rápida y segura a través de un producto que no es nuevo en el mercado pero está creciendo en forma exponencial. Se trata de las garantías para inquilinos ofrecidas por compañías de seguros, que se encuadran en el grupo de los seguros de caución.

El Seguro de Caución de Alquiler no sólo revoluciona el sistema de cauciones sino también el alquiler de propiedades a través de inmobiliarias. Con este contrato el propietario tiene su capital mejor protegido y la inmobiliaria tiene la tranquilidad de que, al segundo mes impago, el propietario comienza a cobrar.

Si bien en el mercado hay varios productos que responden como garantías de alquiler los especialistas recomiendan revisar la calidad del emisor de la caución. Más de una vez, fruto de la publicidad, se confunde una póliza de seguros solvente con una fianza comercial que dista mucho de tener un respaldo de una compañía de seguros o de un banco.

Al respecto Sergio Astegiano, gerente de Cauciones de El Surco Compañía Seguros, explicó que “una compañía de seguros brinda un respaldo legitimado mediante un control estatal sobre la promesa que realiza y su cumplimiento, como también sobre la solvencia de quien tiene que responder, de modo de proteger así a todas las partes que intervienen”.

Garantizar el pago del alquiler

El producto consiste en una garantía solidaria con renuncia a los beneficios de excusión y división, con monto total no decreciente, cobertura los 24 meses del contrato y con posterioridad al vencimiento de este, ya que abarca también la ocupación indebida. Es decir que cubre hasta la restitución misma del inmueble todos los gastos legales, expensas, servicios, impuestos y hasta un opcional de depósito en garantía que asegura la tranquilidad del propietario y la inmobiliaria. Además se puede pagar por cualquier medio: efectivo, débito y tarjeta de crédito hasta en 24 cuotas.

“Entendemos que existe una necesidad cada vez mayor de reglas más claras y profesionalización. También, que hay mucha gente que no tiene acceso a las garantías tradicionales, ya sea por no tener ninguna a mano, ser estudiantes que se mudan de ciudad, extranjeros que necesitan establecerse o trabajadores que mudan sus sedes de trabajo. De hecho, hay muchas comunidades que hoy crecen y que necesitan un instrumento que les permita alquilar”.

Los requisitos que se piden son mínimos. Incluso si algún candidato no los cumple, es posible contar con avales de familiares o conocidos. Por otra parte, el proceso de calificación es muy rápido. “Y si el inquilino no tiene aún la propiedad, le damos un certificado de aprobación para que puedan buscar tranquilos la vivienda adecuada”, concluyó Sergio Astegiano.

Cuestión de costos

Los costos de la contratación total suelen significar el 4 ó 5 % del contrato total, por un acuerdo de 24 meses. Es aproximadamente un mes y medio de alquiler. Depende de los planes que tenga la entidad donde se contrata, se puede cancelar en una cuota o financiar con tarjeta de crédito.