La llegada del tan esperado medio aguinaldo representa, para el pequeño ahorrista, una buena oportunidad de invertir ese dinero y/o pagar deudas, para lo que se deben analizar las diferentes estrategias de inversión que ofrece el mercado. La primera recomendación es cancelar deudas que tuviese, por ejemplo, si se está financiando con la Tarjeta de Crédito pagando solamente el mínimo. Esa es una de las mayores tasas de interés que se cobran en el mercado y difícilmente una inversión genere tasas mayores a esa. Luego, si no quedan deudas, podemos evaluar distintas alternativas dependiendo el perfil del inversor y si se buscan opciones en pesos o en dólares.

Si optamos por la divisa extranjera – y dadas las restricciones de U$D 200 mensuales para la compra y el impuesto de 30% – la mejor manera de adquirir dólares es a través del famoso “Dólar MEP”. Es decir, comprar con pesos un bono y venderlo en dólares al instante. Otra opción, aunque un poco más arriesgada, son los Fondos Comunes de Inversión que tienen posición en activos latinoamericanos. Estamos hablando de fondos en dólares compuestos por inversiones locales, en el Mercosur y Chile, por ejemplo.

En cambio, para quienes estén buscando alternativas en pesos, podemos considerar cauciones y plazos fijos. Las dos variantes presentan tasas similares, aunque las cauciones permiten colocaciones a menores plazos, desde un solo día.  El problema actual del plazo fijo es que la tasa no le gana a la inflación. Ante este problema es necesario recurrir a otras alternativas más riesgosas, pero más rentables.

Más allá del perfil del inversor y de la decisión que tome, es de suma importancia que el ahorrista esté bien asesorado y que tenga en claro cuál es su riesgo. A diferencia de lo que muchos creen, no se necesitan grandes sumas de dinero para ingresar al mercado financiero, la mayoría de estas alternativas nombradas tienen montos mínimos menores que los $1000 necesarios para hacer un Plazo Fijo. Sólo hay que informarse y comenzar.