El mediador Daniel Pollack anunció que la Argentina llegó a un acuerdo el fondo Greylock Capital Management, que se encontraba en situación de holdout por un monto de u$s 95 millones, con lo que en el área judicial de Nueva York prácticamente no hay reclamo sin resolver respecto a la deuda en situación de default.

No obstante, a nivel global, la Argentina tiene pendiente de resolución reclamos por cerca de 5528 millones de dólares (que corresponden a títulos de capital por 1800 millones de dólares), de otras jurisdicciones, incluida Europa, según se desprende del programa financiero del Gobierno presentado en abril último, luego del acuerdo alcanzado con los fondos buitre, que involucró un pago en efectivo de casi 10.000 millones de dólares.

El acuerdo con Greylock fue informado esta mañana por el mediador Pollack, casi a la par con el arribo del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y el secretario de Finanzas Luis Caputo a Nueva York, donde mañana participarán de un encuentro organizado por el Consejo de las Américas.

De hecho, Caputo estuvo en el despacho de Pollack, y uno de los objetivos de la estadía en Nueva York es continuar negociando con los fondos que decidieron quedar afuera de la propuesta argentina presentada en febrero último, y que quedó abierta por el lado del gobierno argentino.

“Estoy complacido de informar que la República Argentina ha llegado a un acuerdo con otro gran bonista que se encontraba en default, Greylock Capital Management LLC, de la ciudad de Nueva York, por un total aproximado de u$s 95 millones en bonos de un valor nominal original de aproximadamente u$s 68 millones”, informó Pollack mediante un comunicado.

Especificó que “la tasa de interés variable conocida como Frans se pagará al 150% del valor nominal original”.

Greylock es uno de los primeros fondos que inició litigios contra el país en los 15 años que duró la contienda que dirimió el juez Thomas Griesa. Fue uno de los primeros en levantar la voz contra el canje de deuda que guió el ex ministro Roberto Lavagna, y se mantuvo afuera, con la figura mediática del financista Hans Humes. Luego, Humes ingresó al canje 2010 con cierta deuda, pero continuó comprando deuda europea y mantuvo deuda de Nueva York, y además compró también deuda prescripta, con la cual decidió seguir litigando.

Según indicó hoy Pollack, en base a este acuerdo, “consecuentemente, a Greylock no se le pagará con bonos prescriptos bajo períodos de limitación relevante, pero resignará aquellos bonos, junto con los bonos sobre los cuales se le pagará”.

En el comunicado, Pollack añadió que “este acuerdo no deja prácticamente ningún reclamo sin resolver, y es una fuerte demostración por parte de la República Argentina de su continua voluntad de resolver los reclamos de los bonistas en default”.

Pollack reveló que el acuerdo fue firmado anoche por Greylock y un representante de la República Argentina e “incluye acuerdos sobre bonos bajo las leyes de las jurisdicciones de Nueva York, Alemania, Italia y Suiza”.

Prat-Gay, viajó ayer a la ciudad de Nueva York para mantener reuniones con potenciales inversores en Argentina y ofrecer el discurso inaugural en el encuentro “Oportunidades de Negocios en Argentina”, organizado por el Consejo de las Américas (COAS por su sigla en inglés).

En tanto, Caputo llegó ayer por la tarde a Nueva York, en la víspera del acuerdo en cuestión.

Fuente Telam