“Este acuerdo con el FMI genera que una vez más el esfuerzo recaiga sobre el sector privado, tanto en el productivo como en la clase media y alta. Sin esfuerzo del sector público”, advirtió Guillermo Pérez, Ceo del Grupo GNP.

“La suba de la tasa de interés, impacta en los precios. El aumento por cuatro de las valuaciones fiscales de los inmuebles, impacta en bienes personales. Además del aumento de las tarifas hasta el 200%. El problema energético también hay que pagarlo. Y la inflación internacional, impacta en forma importante ya que el 70% de los insumos industriales son importados”, enumeró Pérez.

“Asimismo, por dos años nos subieron el impuesto a los bienes personales y se está hablando de que el FMI no ve con malos ojos gravar nuevamente lo que se llama el impuesto a la riqueza, con una concepción diferente a lo que se aplica acá pero es un gravamen que no le es antipático presentar a este Gobierno”.

“El tema es que este tipo de cosas genera un éxodo sobre quienes tienen capacidad de decisión sobre temas productivos y de consumo. Esa gente está pensando como diversificar el capital en la región y tratar de salvarse del problema”.

“Para poder sobrellevar algo de esto es fundamental hacer una estrategia fiscal inteligente. Hay que planificar cada negocio que se va a hacer antes de encararlo”, concluyó el especialista.

Mirá el análisis completo en el programa