La FED volvió a aumentar las tasas y arrastró a los mercados internacionales. Con los mercados sumergidos en un mar de incertidumbre, los especialistas analizan las mejores opciones. Lo hicieron en ¿Qué hacemos con los pesos? (A24)

Para José Echagüe, analista de Consultatio,  después de un año tan malo como éste, “el peor en cuatro décadas en términos de retorno de activos de renta fija y de renta variable”, la recomendación es desplazarse por los mercados con pie de plomo. “Los primeros 6 meses fueron muy malos, después vino una recuperación y ahora nuevamente una caída.  Me cuesta ser positivo respecto de acciones en general. Los bonos creo que reflejan mejor el panorama que viene porque, en definitiva, gran parte de lo que llevó adelante este comportamiento fue la desconfianza alrededor de la FED, que se equivocó en 2021 cuando subestimó la inflación. Después lo admitió y dio un giro subiendo mucho la tasa. El mercado apostó a que con los primeros signos de recesión no las siguiera elevando. Pero Jerome Powell dijo que la iba a seguir incrementando porque tenía su credibilidad en juego. Creo que a ese vector le queda todavía un recorrido; y eso es especialmente malo para las acciones. A pesar de eso las acciones no cayeron tanto, recordemos que venían de niveles muy altos. En el caso de los bonos empezamos a tener rendimientos un poco más atractivos, pero me centraría en opciones muy conservadoras bonos de alta calificación a relativamente corto plazo.”

Lucas Yatche, Head of Strategy de Liebre Capital, es muy pesimista. “Ya se apunta que la desaceleración en las subas de tasas se va a demorar bastante más de lo esperado. Todo eso imprime  presión en el equity y empieza a haber cierto atractivo la en activos seguros como los bonos del Tesoro norteamericano de corto plazo de baja duration (entre seis meses y un año) que rinden en torno al 3.5%. Se invirtió bastante la curva; si miramos a los bonos del tesoro americano a dos años versus los que son a diez años, vemos un spread récord en un tiempo bastante largo, o sea un fuerte diferencial que pricea justamente las probabilidades muy altas de recesión.”

En lo que es el mercado de equity, en opinión del experto, hay chances de obtener alguna rentabilidad si se mantienen los ojos en las pizarras. “Si se tiene espalda para aguantar un largo plazo y es una inversión que uno no necesita en lo inmediato, no necesariamente haya que rescatar todo el dinero que uno tenga invertido pero básicamente se empieza a mirar de otra forma la renta fija a nivel internacional, principalmente apuntando baja duration, a aprovechar algunas oportunidades de rendimientos más importantes con las expectativas de subas de tasas y ser muy cautelosos a la hora de elegir activos de equity. Quizás los activos tecnológicos estén siendo los más sensibles a esta suba de tasas. Hay que tener mucha cautela a la hora de armar una cartera de renta variable.”

POSIBILIDADES LOCALES 

En el mercado local, el desorden macro deja resquicios para algunos negocios.

José Echagüe prefiere los bonos soberanos. “Algunos pricean un default y una reestructuración muy agresiva y tienen cupones del 2% que compara contra un 9% de inflación internacional. Desde que se fueron emitidos hasta que termine el gobierno de Alberto Fernández, el haircut que van a haber recibido los tenedores sólo por inflación internacional es de casi 20%. En cuanto a las chances que tienen de reestructurarse, me cuesta mucho pensar en que se pueda lograr una reestructuración y, en caso de que se logre, que sea muy agresiva. Y estos precios descuentan una reestructuración muy agresiva.  El bono GD41 es mucho más difícil de reestructurar porque requiere de mayorías más grandes.” 

Lucas Yatche, por su lado ve muy bajas probabilidades que el Merval, medido en CCL, mantenga esta tendencia alcista sin una fuerte recuperación del Riesgo País, sin una fuerte recuperación de los buenos en dólares. “Veo oportunidades para inversiones de largo plazo. El activo que más me gusta a precios actuales es el GD35 . Para aquellos inversores que quizá buscan ser algo más defensivos en términos de interés corriente de corto plazo con la suba interés que tenemos el año que viene GD38 puede ser otra alternativa para tener en cuenta.”