COMPARTIR

Los bonos son instrumentos de renta fija. Poseen un cronograma de pagos futuros conocidos para el inversor al momento de la emisión y/o la compra. Así, el inversor conoce de antemano la rentabilidad del instrumento si lo mantiene hasta su amortización. Pero el valor del papel puede variar en el tiempo.

El plazo de vencimiento del título, la tasa, quién lo emite y cuál es su liquidez son factores a tener en cuenta a la hora de elegirlos. Asimismo que hay que saber es qué grado de aversión al riesgo tiene el ahorrista. Además, ¿pesos o dólares?

 ¿Que tipo de inversor sos? TEST DEL INVERSOR 

Sobre este tema, Alberto Inga, CIO de Megainver explicó que “el mercado de bonos es muy amplio. Normalmente un individuo hace esta inversión a través de la Bolsa de Comercio. Luego, tendrá que determinar cuál es su aversión al riesgo para determinar qué tipo de instrumento quiere comprar. Si es largo, corto o si es un papel triple A o triple B. Básicamente lo que determina la elección es el tiempo de permanencia y el riesgo que se quiera tomar. Depende también el destino o uso que se quiera dar a ese dinero. Y juega la expectativa de rendimiento sobre el instrumento”.

“El día del vencimiento del bono quien invirtió se va a llevar el capital más un interés. En el medio el valor del papel puede variar. De todas formas no es tan volátil como otros instrumentos. Y es más seguro en términos de preservación del capital”.

“Trasladando esto al mercado de fondos comunes de inversión, hoy la mayoría son de renta fija. Algunos más cortos, otros más largos, en pesos y en dólares. Cuando uno invierte en el mercado de bonos de forma individual, tiene una capacidad limitada de compra. Pero cuando invierte en un fondo de bonos, invierte en una gran cantidad de papeles que hay en el mercado. Por lo tanto, en el momento de vender el bono o tener que rescatar un fondo, lo más probable es que con el fondo, si el mercado cae, pierde menos que invirtiendo en forma directa. Y si el mercado sube, los fondos reflejan también la suba. Quizá un poco más amortiguada”.

“Con respecto a los tiempos para vender, tanto un bono como un fondo, se pueden vender o rescatar. La ventaja del fondo es que cuando uno quiere salir, simplemente llama por teléfono y rescata. Los gestores se encargan de venderlo en el mercado. Si alguien compra un papel y después lo quiere vender, puede encontrarse que no consigue comprador, que no hay volumen en el mercado y se le dificulte la colocación”, advirtió.

Descargá gratis nuestro eBooks | INGRESAR

Sobre este instrumento de inversión, Juan Salerno, Gerente de Inversiones de Compass Group, remarcó que “a través de los bonos tenés un problema porque no te permiten diversificar mucho la inversión si uno quiere hacerla en forma individual. Por eso recomendamos los fondos ya que ofrecen una infinidad de bonos y con un una barrera de acceso de muy poca plata”.

“Dentro de estos tenés el universo de bonos soberanos, el de bonos provinciales y el de corporativos. Lo que vemos es que hay valor agregado de algunas compañías por sobre los provinciales y estos sobre los soberanos”.

“Que un bono rinda más que otro no significa que va a mejorar y pagar más sino que hay que analizar si efectivamente va a pagar. Hay muchas compañías en default que pagan tasas altas por ser riesgosas. Esto es importante de analizar”.

“Antes de invertir en un fondo podés evaluar la cartera y conocer qué es lo que tiene. Por ejemplo, nosotros tenemos un fondo que invierte el cien por ciento en bonos de provincia. Otro que invierte en bonos corporativos y otro en bonos soberanos. Hoy estamos recomendando invertir más en provincia que en corporativos y soberanos”.

Cartera de renta fija

A la hora de armar una cartera de inversión, Juan Salermo recomendó armarla con el 60% en pesos y 40% en dólares. “La parte de pesos la cubriría con Lebacs y el resto lo dividiría entre bonos corporativos y provinciales. Tendría también algo de bonos soberanos de la parte larga de la curva, pero en una proporción más chica”.

Por su parte, Jorge Podestá, Director Comercial de Allaria, destacó que “hoy estamos recomendando armar carteras más bien balanceadas entre pesos y dólares. Con el resultado de las elecciones el tipo de cambio se volvió a apreciar bastante y devolvió en gran parte la suba que había tenido. En este sentido para la parte de pesos, recomendamos poner una porción del 40% al Ahorro Plus que es un fondo que tiene principalmente Lebacs y algunos bonos corporativos”.

“En la parte de dólares apuntaría a un fondo de deuda provincial que tiene bonos en pesos y en dólares. La ventaja que tiene es que viene rindiendo 150 puntos básicos por encima de los bonos soberanos. Es un fondo que tiene una duration de 13 años y viene mostrando un rendimiento del 6 % anual en dólares y tiene una TIR del 20% en la parte de pesos”.

“Dentro de lo que es la deuda provincial, estamos ponderando más lo que es Provincia de Buenos Aires, Córdoba y Ciudad de Buenos Aires. Si bien hay otras emisiones de provincias que muestran un buen rendimiento, preferimos no entrar”.

“En bonos soberanos estamos alargando la brecha de las carteras apoyados con el resultado de las elecciones. Nos gusta del tramo medio al tramo largo el bonos soberano 2026 y el Global 2027. Algo también del bono PAR”.

“El Fondo Ahorro Plus es para inversores más conservadores, el de deuda provincial para quienes tienen un perfil un poco más arriesgado pero moderado. Los bonos soberanos mencionado fuera de los fondos tienen más alto riesgo”.

Fuente: www.buscatufondo.com