COMPARTIR

La merma tiene una relación, a su vez, con la superficie total sembrada, que caerá de 32,9 millones de hectáreas a un nivel de 32,4 millones de hectáreas. La soja experimentará una retracción que no alcanzarán a compensar las mayores superficies con maíz para grano comercial (300.000 hectáreas más), el girasol (100.000 hectáreas extras sobre el ciclo anterior), el trigo (250.000 hectáreas más, pese a los recortes por los excesos hídricos) y el sorgo (sumará 30.000 hectáreas). En rigor, ante la competencia del maíz y los excesos hídricos que restan lotes para la siembra, el área con soja se recortará en la nueva campaña en 1,1 millones de hectáreas. Caerá de 19,2 millones de hectáreas en 2016/2017 a 18,1 millones de hectáreas en el ciclo 2017/2018.

Carlos González Prieto, especialista en Campo, explica cómo impacta esto en el tipo de cambio en el programa Qué Hacemos con los Pesos (Canal 26).