La urgencia electoral se impone a las urgencias económicas. Todas las medidas del Gobierno buscan llegar a octubre con cierta estabilidad. El problema es que la mayoría de las medidas son intervenciones de restricción artificiales que profundizan desequilibrios que, tarde o temprano, se terminan ajustando.  Mariano Otálora , conductor de ¿Qué hacemos con los pesos? (A24) señala que “los ajustes de precios y tarifas se pasan para el año que viene. Toda la represión del precio de la economía se va a tener que sincerar.”

En este sentido, el mercado muestra un comportamiento esperando una devaluación para el primer semestre de 2022. Se observan récord de operaciones en herramientas financieras que están atadas al dólar como bonos dólar link o Cedears. Otálora afirma que “sabemos que el ritmo de devaluación está muy por debajo de la inflación. En algún momento o se acelera la depreciación del tipo de cambio o, a pedido del Fondo Monetario (FMI), se realiza algún tipo de devaluación”

Para el 2022 se espera un acuerdo con el FMI con un programa de facilidades extendidas. Según Otálora “el acuerdo con el FMI seguramente buscará un plan de convergencia fiscal, bastante light para que Argentina se pueda encauzar lo que no está asegurado que llegue más plata”

La inflación sigue en el orden del 3% de forma sostenida. Muchas medidas restrictivas del Gobierno buscan contenerla. Vivimos la consecuencia de la enorme emisión de 2020. Por ahora la inflación no se dispara, pero al no perforar el 3%, muestra que, todos las medidas, que producen una distorsión de la economía, no terminan de lograr el efecto deseado.

 

 

Por otro lado, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) sigue interviniendo en los mercados del dólar financiero (liqui y mep) y del dólar blue, para contener la brecha con el dólar oficial a costa de la pérdida de reservas. Además Mariano Otálora señala que “el BCRA no sube la tasa de interés, sabiendo que hay muchos pesos en el mercado, y que todas las inversiones tradicionales, no indexadas al dólar, pierden frente a la inflación”

En este contexto, el economista Fausto Spotorno, asegura que “a menos que haya una sorpresa electoral, es decir, o que al Gobierno le vaya muy bien o muy mal, no va a ver ninguna sorpresa. El mercado está descontando un resultado electoral en el que no va a cambiar el panorama político actual”.

El primer semestre de 2022 nos encontrará con la emisión y déficit de 2020 y 2021, sumado a la inflación, a los 4 puntos del PBI destinados a subsidiar las tarifas y el cepo cambiario. Según el economista Spotorno todos estos desajustes serán centrales en el acuerdo con el FMI, y afirma que lo prioritario es solucionar la brecha cambiaria.  “No hay programa económico sino hay un programa para salir del cepo” concluye Spotorno.

Mirá el análisis completo