“Se puede decir que la industria de la oficina fue bastante golpeada por lo que por lo que la pandemia y la crisis económica estamos viviendo. Hay ciertos sectores dentro de lo que es el rubro oficinas donde el valor se mantiene más que son las oficinas AAA que son aquellas en la que las empresas a la que le sobran pesos suelen invertir porque son más fáciles de alquilar.  Incluso las transacciones que se han realizado son de pisos oficinas clase A -como en Catalinas y Retiro- con contratos vigentes. Después está el otro sector que está un poco más subvaluado, que es el de oficinas clase B ubicadas en el microcentro en la Ciudad de Buenos Aires. Fue un mercado más impactado sobre todo por la falta de demanda de esos espacios en todo este cambio paradigmas que generó la pandemia y el menor uso de la oficina. Hay mucha vacancia y poca demanda. También está toda esta idea de darle un cambio a lo que es el microcentro y transformarlo un poco más en los residencial”, explica Fermín Laborde, valuador Senior de Cushman & Wakfield.

LA DIFÍCIL TAREA DE TASAR UNA PROPIEDAD.

“Valuar en Argentina no es un trabajo fácil. El contexto económico es muy variable y eso hace que las reglas cambien todo el tiempo. Para valuar es necesario tener cierta información de mercado que en otros países es información es transparente. En Argentina no hay un registro público por lo tanto se valúa más a través de la oferta que hay en el mercado a la hora de la evaluación. Para la mayoría de los inmuebles se usa la metodología comparativa. Hay diferentes metodologías para arribar a una tasación. En el caso de los terrenos, a veces se realizan análisis financieros para ponderar si vale la pena comprarlo.  El motivo por el cual se nos piden las valuaciones es para comprar, vender,  pensar cierta estrategia de negocios o porque tienen que reportar ese valor a algún grupo financiero, a los bancos, etc. En algunos casos nos piden valuaciones todos los años porque tienen que reportar alguna posible variación en el precio. En general, nosotros evaluamos a dólar MEP, pero muchas personas en el exterior no entienden esta brecha cambiaria. Para ellos, sólo existe el cambio oficial.”

LA REALIDAD DEL MERCADO.

“Si un cliente quiere vender una propiedad, el precio mercado determina el valor, pero eso no significa que se venda rápidamente. Si se necesita rapidez, quizás haya que ofrecer en un valor de remate o valor de venta rápida, que es en general entre un 20% y un 30% más bajo de lo que el mercado señala. Para el que quiere vender muchas veces somos mucho más agresivos con el valor”, indicó Fermín Laborde de Cushman & Wakefield.

Mirá la nota completa en el programa.