Tuvimos una semana financiera muy brava, por el lado del dólar se calentó fuerte el blue, que venía teniendo pequeñas subas mensuales. En dos semanas subió $14 cerrando en los $174, valor que había alcanzado en octubre de 2020. Mientras que en dos meses el dólar blue subió un 18% el dólar oficial se movió solo un 2.8%.

Durante la última edición de Qué hacemos con los pesos, Mariano Otálora explicó: “Es raro lo que pasó con el dólar teniendo en cuenta que el gobierno está haciendo todo lo posible para bajar la inflación y cualquier suba del tipo de cambio informal, le pone mucha presión a los precios”.

Lo que pegó más fuerte en el ánimo de los inversores fue la degradación de Argentina, “que nos bajaron de emergente al limbo financiero mundial”, señaló Otálora, en relación a la recategorización del mercado argentino por parte de MSCI, pero recordó: “A muchos sorprende todo esto pero el país ya había dejado de estar en el radar de inversores institucionales. Nadie quería bonos argentinos, nadie quería acciones argentinas, nadie quería financiarnos los desbarajustes sistemáticos que generamos”.

La reclasificación pegara en los activos en el corto plazo como cayeron el viernes las acciones y los bonos fuertemente. Según Otálora, “lo que deja en evidencia es cómo nos ve el mundo, es realmente vergonzoso el lugar que está ocupando argentina en el tejido económico mundial”.

Pero también hay algunas buenas, el ministro Guzmán cerró un acuerdo con el club de Paris. ofreció 400 millones y eso le permitirá patear todas  las negociaciones, incluyendo la negociación con el FMI, para después de las elecciones.

Al ser consultado por Otálora sobre si es preocupante el dólar a $175, el economista Salvador Distefano recordó que “el dólar blue es cosa de informales pobres y de informales ricos, y que tomó carrera desde que empezó el pago del impuesto a las grandes riquezas”. También observó que el Gobierno puede intervenir en el dólar MET o el contado liqui, pero no en el blue, pero que esas intervenciones irán perdiendo capacidad a medida que empiezan a ingresar menos dólares, dado que la mayoría de la liquidación de exportaciones se realiza durante el primer semestre. También señaló que el cobro de aguinaldos y la devolución de ganancias van a  sumar presión en el blue.

¿Tiene que ver este salto del blue con una dolarización típica de un año electoral? Para Distéfano, es necesario entender el escenario de alta desconfianza, producto del alto déficit fiscal, el endeudamiento con el tesoro cercano a 85 mil millones de dólares, una inflación que quebró y arrancó hacia la suba, aumenta la brecha, el campo que no va a vender la soja a USD 400 ya que se espera a USD 440 a fin de año. Esta combinación, para el economista, plantea la posibilidad de una devaluación en el corto plazo, salvo que el gobierno decidiera subir la tasa de interés, pero pareciera estar reticente de hacerlo.

Para Distéfano el panorama comenzará a aclararse luego de las elecciones, y considera que el mercado ya se ha adelantado y entendió que los dólares faltarán en el segundo semestre, producto de los compromisos de pago con el FMI. Por lo que espera que el dólar blue seguirá subiendo.

Mira el video. Parte 1

Parte 2