Las exportaciones de carne bovina a China podrían crecer entre un 20 y un 25%, según estimaciones del Consorcio de Exportadores de Carnes (ABC) y el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

Esta madrugada, a través de una videoconferencia, autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) acordaron un protocolo con sus pares chinos para ampliar las exportaciones de carne bovina y vender carne ovina.

Hasta el momento, la Argentina venía exportando a ese mercado carne congelada sin hueso. Si bien tras el acuerdo por videoconferencia falta la firma del acuerdo, que ahora deberán rubricar los ministros del área de agricultura de ambos países, se sumarán productos enfriados y carne congelada con hueso.

Según cifras oficiales, hasta noviembre pasado, la Argentina colocó en ese mercado 83.294 toneladas de carne congelada sin hueso, un 96% más versus igual período de 2016.

Para Miguel Jairala, analista económico del Ipcva, el país podría haber cerrado 2017 (estimando diciembre) con un volumen récord de 94.000 toneladas.

Con ese volumen, la Argentina habría crecido, además, de 230 millones de dólares a casi US$400 millones sus ventas en valor entre 2016 y 2017. El año pasado el mercado chino importó en total unas 950.000 toneladas equivalentes res con hueso y la Argentina aportó el 11 por ciento del volumen. En el caso específico de carne congelada sin hueso, Brasil envió un 35%, Uruguay un 21% (supera el 60% en congelada con hueso) y la Argentina un 15% igualando a Australia.

“Este nuevo segmento (por los nuevos productos que se exportarán) permitiría expandir las ventas al menos un 20 por ciento”, señaló Jairala.

En los primeros once meses de 2017, de productos enfriados con hueso China solo importó 433 toneladas por US$5,9 millones. Lo hizo básicamente de Australia. En tanto, en cortes enfriados sin hueso compró 5153 toneladas por US$57,7 millones.

Ahora bien, para la Argentina, el negocio más jugoso estará en la carne congelada con hueso. En este segmento, en los primeros once meses del año pasado China importó casi 114.000 toneladas por US$262,5 millones. Creció un 25 por ciento versus igual período de 2016.

Uruguay fue el principal abastecedor de ese segmento con 70.717 toneladas, es decir, concentró más del 60 por ciento de las compras chinas. Para el país, en este segmento claramente Uruguay será un competidor. “Tenemos que hacer una fuerte promoción”, se entusiasmó Mario Ravettino, presidente del ABC.

“Si China mantiene este ritmo de crecimiento este año podría agregar otras 70.000 toneladas y la Argentina participar con una parte”, calculó Ravettino. Para el empresario, “con estos nuevos productos podría expandirse 25%” la exportación de carne argentina a China.

“Esta es una buena noticia tras un muy buen trabajo técnico e institucional del Estado, de los técnicos que han venido trabajando, más la colaboración del Ipcva”, agregó.

Según Ravettino, si el ministro de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere viaja a China en marzo para la firma del acuerdo, en mayo próximo, cuando se realice la fiera Sial en ese país, la Argentina ya podría tener operativa la posibilidad de exportar estos nuevos productos.

Fuente | La Nacion