Inicio Actualidad Préstamos personales: qué tenés que saber para que no te rechacen la...

Préstamos personales: qué tenés que saber para que no te rechacen la solicitud

Pedir un préstamo demanda muchos requisitos. Qué hay que considerar para no tener inconvenientes y cómo tomar las mejores opciones.

En algunas ocasiones, conseguir préstamos personales puede volverse una tarea difícil, o hasta imposible. Al momento de la solicitud, las entidades financieras evalúan el perfil del solicitante y, en base a esa información, deciden aceptar o rechazar el pedido del crédito.

Según el Banco Central de la República Argentina (BCRA), para solicitar préstamos personales hay que tener entre 18 y 74 años, contar con DNI argentino o residente, estar libre de deuda, poseer antigüedad laboral comprobable de más de 3 meses e ingresos en relación a la deuda.

Pero no siempre resulta tan sencillo y la solicitud no es aceptada. En estos casos, es normal preguntarse qué pasó o por qué rechazaron la solicitud y, según la experiencia de los especialistas del sector, existen algunos patrones que se repiten.

Por ejemplo, Florencia Valdés, Marketing manager de Adelantos.com explica que cuando reciben una solicitud, “el equipo de Análisis de Datos tiene en cuenta diversas variables utilizando inteligencia artificial. El cruce de datos es lo que marca la diferencia de un 30% en la aprobación para los préstamos”.

Préstamos personales: 5 motivos de rechazo

En este sentido, la directiva comenta que pudieron identificar los motivos más comunes por los cuales algunos préstamos no llegan a concretarse.

Alto nivel de endeudamiento: las entidades financieras examinan el perfil del solicitante y una de las variables en las que se enfocan es en la cantidad de deudas que la persona acumula. Con esa información es posible conocer cuál es el grado y el nivel de cumplimiento en las cuotas para el posible nuevo crédito.

Historial crediticio desfavorable: posiblemente sea el punto más importante. Si el solicitante acumula demasiados incumplimientos es posible que le sea más difícil lograr su objetivo.

Imposibilidad de demostrar ingresos: las entidades y las empresas que ofrecen préstamos personales también analizan el nivel de ingresos del solicitante. De todos modos, existen opciones en el mercado para personas desempleadas, amas de casa, estudiantes, jubilados y para personas con historial crediticio negativo e incluso en situación de veraz.

Irregularidades en la solicitud: las irregularidades en los formularios pueden ser un motivo para rechazar el pedido. Por eso, es fundamental ser honesto al momento de completar dicha solicitud.

Antigüedad laboral: este requisito puede variar según el estado laboral en el que se encuentre el solicitante y las exigencias que plantee la entidad bancaria que oscilan entre los 3 meses, un año y hasta dos años de antigüedad laboral.

Recomendaciones para préstamos personales

En general, cuando se consulta por préstamo personal, desde la entidad financiera hablan del costo de financiación en términos de tasa nominal anual (TNA). Sin embargo, lo más importante es evaluar el costo financiero total (CFT), que incluye todos los gastos asociados, como seguros, gastos administrativos y demás. En última instancia, se trata del monto total que terminaremos pagando.

“Representa cuánto te cuesta ese dinero, esa es la clave del CFT y por eso debemos elegir un costo financiero lo más bajo posible”, señala Mariano Otálora, director de la Escuela Argentina de Finanzas Personales. Y agrega: “Si comparo entre lo que me ofrecen en diversas entidades, siempre hay que comparar el CFT porque hay bancos que tiene TNA más bajas pero su CFT es más alto”.

Pero cómo sabemos si es barato o caro. Otálora indica que hay dos cuestiones. Por un lado, la inflación: “Si tienes una tasa que está cerca o por debajo de la inflación, es conveniente tomarla; y si está por encima de la inflación, hay que entender o tener en claro para qué te estás endeudando”.

Por otro lado, sobre por qué necesito el dinero, “ya no es una cuestión financiera, sino para qué voy a aplicar a ese préstamo”, dice. Y en todo caso, recomienda: “Debemos tener en cuenta que en Argentina, por lo que se ve en los últimos 30 años, todo préstamo a mediano y largo plazo en pesos, a una tasa conveniente, es recomendable, porque el peso se termina desvalorizando”.

En este sentido, el especialista recuerda que siempre hay que endeudarse en la moneda que se desvaloriza y ahorrar en la moneda que se valoriza. Es decir, “endeudarse en pesos y ahorrar en dólares o invertir en dólares conceptualmente”.

Préstamos personales: riesgos a la hora de tomar deuda

Desde el Banco Provincia elaboraron una guía para entender los riesgos a la hora de tomar deuda. Y, en base a sus percepciones, armaron una lista con las principales recomendaciones a tener en cuenta que incluyen desde el costo financiero total hasta el plazo o monto ideal.

Costos: además de verificar siempre el CFT, como ya se explicó, un buen ejercicio es comparar el costo con otras instituciones financieras. Por otro lado, es preferible considerar tasas fijas para evitar la falta de previsibilidad en el crecimiento de la cuota mensual, como ocurre en el caso de los préstamos con tasa variable.

Plazos: al momento de elegir el tiempo del préstamo es frecuente considerar como mejor opción “ajustarse el cinturón” y definirlo en el menor lapso posible. Pero pretender acortar el préstamo puede ser un error, porque la clave es definir el plazo no solo en función de la cuota a pagar sino también luego de evaluar la capacidad de pago y los gastos mensuales totales.

En este sentido, la recomendación desde el Banco Provincia es considerar los efectos de la inflación en el tiempo, tener en cuenta la posibilidad a futuro de encontrarse con alguna necesidad imprevista de fondos o la posibilidad de cancelar anticipadamente y hasta sin recargos su préstamo, todos factores que pueden recomendar alargar el plazo.

Montopedir “algo más” por las dudas es algo que suelen evaluar los tomadores de préstamos a sola firma. Desde el banco, aconsejan no pedir más del dinero que se necesita, para no afrontar pago de intereses innecesarios. Al igual que en el caso del plazo, cuando se calcula el monto es necesario evaluar la relación cuota-ingreso para ver su disponibilidad de pago.

Incluso si la persona cree que va a necesitar más dinero a futuro luego puede renovar el préstamo anterior o sacar un préstamo adicional, dependiendo de la conveniencia.

Simulación: uno de los ejercicios más importantes antes de avanzar en la contratación de un préstamo, además de informarse sobre las condiciones, es aprovechar las ventajas de los simuladores virtuales. La mayoría de las entidades ofrecen en sus páginas la posibilidad de simular un préstamo y así facilita la comparación de diferentes montos y plazos.