En marzo se cerraron solo 2.738 operaciones de compraventa en la ciudad de Buenos Aires, según datos del Colegio de Escribanos. La cifra representa una baja de más del 55% en comparación con el mismo mes del año anterior y son números similares a los de marzo de 2013, en tiempos del cepo cambiario.

Además, fue el décimo mes de caída consecutiva. “El mercado inmobiliario no es ajeno a la actualidad política y económica que vive el país. Creo que hoy las expectativas electorales frenan más al sector que la cuestión económica. Si no hubiera elecciones, el nivel de operaciones podría haber sido mejor”, analiza José Rozados, director de Reporte Inmobiliario.

En este escenario de dudas, los inversores están en “modo espera”. Es decir, solo reaccionan ante verdaderas oportunidades de precio. Además, la evolución de la renta anual que deja el negocio de alquiler tampoco los motiva: ronda el 3,4% en dólares.

El nuevo Procrear

De acuerdo al análisis de José Rozados, “las medida como el nuevo Procrear, van en un buen sentido porque alientan la demanda genuina”.

Para Mariano Otálora, “la tasa del 7,5% por encima de la UVA es altísima. Fuera de valorizar la parte subsidiada del préstamo. Era mejor subsidiar tasa que una parte dar un porcentaje del total”.

Para Rozados, “esto hay que verlo en función de cómo se mueve el interior del país. Este crédito va volcado a quienes tienen ingresos medios. Pero si se buscó con fines electorales, no creo que tenga resultado para la elecciones”, concluyó.