Las llamadas “ventas u operaciones en corto” permiten al inversionista ganar cuando un activo baja de valor. Consiste en una modalidad de negociación, existente en los mercados internacionales de capitales, que permite potenciar y expandir la operatoria de contado y especialmente la de futuros y opciones. Con esta operatoria, los inversores pueden vender valores negociables de renta variable y de renta fija obtenidos en préstamo en la misma sesión de negociación.

BYMA, la Bolsa de Valores de Argentina, incorporó este año la venta en corto como un nuevo tipo de operatoria. Puede realizarse en la plataforma Millennium utilizada por BYMA, dentro del entorno de negociación secundaria, bajo la modalidad prioridad precio-tiempo, y con administración de garantías por parte de BYMA.

¿Cómo funciona?

Básicamente, la operatoria se divide en dos pasos:

1) Si un inversor considera que una acción que hoy vale $100 podría caer hasta $80, puede “alquilarle” ese papel a una persona que no tenga intención de negociarlo en el corto y aún en el mediano plazo, para venderlo al precio contado. A cambio, debe constituir una garantía (con dinero o algún activo inmovilizado) y pagar una tasa de interés al propietario.

2) Si luego de un tiempo las acciones efectivamente bajaron, por ejemplo a $80, el operador las recompra, las devuelve al prestador y se queda con una ganancia de $20, menos los intereses acumulados en ese lapso.
Tres condiciones:

-Tener en cuenta la especie: el mercado tiene que decir sobre qué papeles puede vender en descubierto, básicamente suelen ser las más líquidas;
-Tomar prestados los títulos antes de realizar la venta en corto;
-Saber cuál es el plazo para liquidar en descubierto.

Operatoria

Desde BYMA explican que al ejecutar esta operación, el vendedor debe identificar en el sistema de negociación Millenium las ofertas de “Venta en corto”. Si desde su inicio y durante la sesión de negociación secundaria el precio del valor negociable disminuye más de 5% respecto al cierre anterior, las órdenes de venta quedarán sujetas a la regla de “oferta al alza”. Es decir, sólo se podrán ingresar ofertas de “Venta en corto”, en las que el precio sea igual o superior al de la última operación concertada. A fin de otorgar certeza en la liquidación de este tipo de operación y efectuar una administración del riesgo acorde a las normas y estándares internacionales, los inversores deben concertar en la misma sesión de negociación una operación de préstamo de los respectivos valores negociables vendidos en corto. En caso de no concertar el correspondiente préstamo, la “Venta en corto” perderá dicha calidad y será liquidada como una simple venta de contado.