El presidente Mauricio Macri anunció el pago de todas las jubilaciones ajustadas por el fallo Badaro, el envío de una ley para cancelar las deudas por los juicios previsionales con sentencia firme y en trámite, el lanzamiento de una Pensión Universal a la Vejez para los que nunca aportaron y la apertura de otro blanqueo de capitales no declarados de argentinos en el exterior.

“Enviamos una ley que busca resolver todas las situaciones”, dijo Macri al inicio del discurso en un centro cultural del barrio de San Cristobal. “En primer lugar, a aquellos que no cobran lo que corresponde, se les ajusta los haberes. Y desde que se sancione la ley empiezan a cobrar el haber que le corresponde, estén o no estén en trámite judicial, y los que están en trámite o con sentencia judicial”, describió el mandatario.

Según aclaró luego el titular de la Anses, Emilio Basavilvaso, esta medida beneficia a 2,5 millones de jubilados, a los que se les recompone el haber y se les empieza a pagar bien. A los que hicieron juicio y tiene sentencia se les pagará el retroactivo fijado y a los que están en juicio se les paga retroactivo de hasta 48 meses, lo que implicaría un 45% de aumento de haberes.

Según trascendidos, se pagará a cerca de un millón de jubilados entre los que cuentan con sentencia firme (60.000), los que aún están en trámite (380.000) y también quienes están en condiciones de iniciar acciones legales pero que aún no lo han hecho (otros 700.000). Se estima que el gasto total se estima en $ 250.000 millones. Los pagos serían un 50% contado y el resto en 12 cuotas trimestrales.

Además, Macri anunció el lanzamiento de una Pensión Universal a la Vejez, que será del 80% de la mínima, o sea, $ 3.967,2 a valores de hoy. “Será para aquellos que llegan a los 65 años, no se pueden jubilar y tienen derecho a una prensión”, explicó.

En tercer lugar, el Presidente reclamó al Congreso un “debate con seriedad y profundidad pensando en el futuro porque esto no se tiene que volver a repetir, porque se necesita una sistema jubilatoria a largo plazo”.

En cuarto término, Macri confirmó que se abrirá un nuevo blanqueo de capitales para los depósitos argentinos no declarados en el exterior. “Es para poder pagar las deuda con los jubilados. Queremos cobrarle a los que más tienen de los que han evadido impuestos en los últimos años, que junto al Fondo de Garantía de Sustentabilidad (de la Anses), con esas dos vertientes, vamos a tener los fondos que nos permitan hacer lo que decimos acá”, manifestó. Actualmente en el FGS hay $ 750.000 millones.

“Hay miles de argentinos que se llevaron dinero al exterior porque no confiaron en el Estado. Necesitamos que nos acompañen, que sean parte de esta nueva etapa. Los invitamos a hacer una sinceramiento fiscal y repatriar estos fondos, como lo impulsa o promociona la OCDE, ONU y el Banco Mundial, que proponen que se hagan estas herramientas para transparentar y comenzar una etapa para poner lo que haya que poner”, agregó.

De acuerdo con las cifras del INDEC, los activos de los argentinos fuera del sistema suman unos u$s220.000 millones. En fuentes oficiales calculan que un blanqueo exitoso rondaría los u$s 60.000 millones.

“No es solo para los jubilados, sino para invertir y desarrollar la Argentina, con empleo de calidad, que viene con más producción”, afirmó. “Necesitamos que todos apostemos. No tenemos un gobierno que viene poner palos en la ruedas, estafarnos. Tenemos un Gobierno que vienen a decirnos la verdad y a cuidar a cada uno de los argentinos”, indicó.

“Estamos dando pasos en la dirección correcta”, dijo, y agregó: “Estoy convencido que con estas herramientas vamos a cerrar un capítulo muy doloroso, que no es una cuestión de dinero, sino de dignidad”.

Del acto, participan por el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el minitro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, el titular del PAMI, Carlos Regazzoni; la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, entre otros funcionarios.

Fuente Ambito