“Brasil nos ha venido acompañando en los últimos dos meses. Con el real apreciándose se generó una suerte para estabilizar el tipo de cambio en Argentina”, remarcó.

“Se nos complicó en última semana ya que depende hoy mucho del clima político y si sale o no la reforma al sistema de pensiones”, agregó Di Giorno.

Por el lado de Estados Unidos, “el hecho de que la FED haya cambiado su postura repentinamente con respecto a que la suba de tasas (confirmó que no las subirá en el año) generó algunas dudas en el mercado sobre una suerte de desaceleración económica a nivel global que pueden estar viendo y el resto del mercado aún desconoce. Por eso todos los índices en el mundo cayeron”, explicó Rafael Di Giorno.