En la puerta de mi edificio conviven dos folletos pegados en el portero eléctrico, de diseño básico en blanco y negro. Tiene un troquelado para que la gente se pueda llevar el número de whats app: Uno pertenece a la pizzería de la esquina y el otro, a Mc Donalds.

Los dos, la multinacional y el pequeño comerciante luchan con la misma estrategia por el mismo cliente: el vecino.

Increíble, pero real: una multinacional global urgida a utilizar las técnicas barriales para sobrevivir. Las mismas técnicas que un peluquero o una maestra de guitarra. Ahora, lo hace Mc Donald’ s en las casas. Quién lo hubiera dicho. Los nuevos códigos de competencia del barrio global.

Bienvenidos a la guerra por el vecino, a la guerra por dominar el barrio, a la guerra por tener ingresos como sea.

Somos globales, no hay dudas de esto. Podemos llegar a donde sea de forma digital, pero las restricciones y el miedo a transportarnos nos vuelven, a la vez, barriales. Nuestra vida pasa por 10 cuadras a la redonda. Negocios e industrias que vivían del movimiento de las personas ahora tienen que trasladar sus servicios y productos hasta sus clientes. Un cambio de paradigma, en todos los sentidos.

Sumado a la gran recesión, la economía se volvió una economía led, de bajo consumo. El escenario, para muchos, es atemorizante.

Un cuidado extremo del dinero y una búsqueda desesperada de ingresos. Todos lo cuidamos, todos salimos a buscarlo.

Cómo triunfar en el barrio global

Ser digital y a la vez, hiper personal. Estas son una de las llaves maestras que abren el éxito en el barrio global.

Aquellos que puedan vivir en ambos mundos, atravesarlos, ser imprescindibles y memorables serán los que triunfen.

En el barrio global, convivirán por un tiempo el método pastor evangelista que toca timbre casa por casa para conquistar seguidores y le dedica 1 hora a persuadirlo, con el big data, la inteligencia artificial y la geolocalización.

Las empresas, los comerciantes, los emprendedores deberán brillar en los dos mundos.

Técnicas globales y técnicas barriales. Y diría, incluso, técnicas coloniales.

El escenario es, como mínimo, hostil. Empresas agresivas y consumidores solo guiados por el precio más barato, salvo que reciban un servicio y un producto diferencial.

Una sociedad deprimida e irritada. Entre el miedo y la bronca conviviremos con el coronavirus sin saber muy bien hasta cuándo.

Entonces, ¿dónde se ubica su empresa, su emprendimiento, su comercio, su empleo?

¿Seguis vendiendo y operando igual que antes o necesitas ayuda e inspiración para hacerlo?

Así comienza el nuevo libro de Gonzalo Otálora, Reinventados. Un manual hiper práctico que brinda, paso a paso, cómo reconvertirse o adaptarse en tiempos de pandemia.

Tanto para comerciantes, emprendedores, empleados y empresarios PyMEs.

Con más de 40 modelos de reinvención de todo el mundo, ideas para tu negocio, claves y trucos para brindar un servicio memorable y un crear una comunicación impactante

Compralo en este link, el que se queda quieto, pierde