En 2019 las jubilaciones y pensiones podrían insumir hasta el 57 por ciento de la recaudación nacional. Según el mismo cálculo, elaborado con datos del Ministerio de Hacienda de la Nación, se trata del porcentaje más alto desde 2007. “Mientras que en el año 2007 se destinaba el 33 por ciento de la recaudación tributaria nacional para pagar jubilaciones y pensiones (contributivas y no contributivas), 10 años más tarde esa cifra llegó al 55 por ciento y proyectamos que alcanzará el 57 por ciento en año próximo”.

“La contrapartida es obvia, mientras mayor sea la porción de impuestos destinados a este fin, menos dinero queda disponible para todo el resto del gasto público: infraestructura, educación, salud”, advierte Mariano Otálora.

El sistema puede dividirse en tres etapas. La primera hasta 2013, que representó un crecimiento de 10 puntos porcentuales sobre el total de los ingresos tributarios del 33 por ciento al 43 por ciento, con la primera moratoria que implementó el gobierno kirchnerista y que significó el ingreso al sistema de millones de personas con menos años de aportes que los 30 exigidos por la ley o incluso con ningún registro de aportes.

El segundo salto, de 43 al 47 por ciento en el año 2015 se explica por la segunda moratoria previsional lazada por el Gobierno.

Por último, el tercer escalón, de 47 por ciento al 57 responde a la implementación de la Reparación Histórica así como también a menores ingresos tributarios por parte de la Nación.

¿Cómo impacta el último fallo de la Corte? Mirá la explicación en el programa: