De la comparativa de todos los instrumentos, ya habíamos visto que el plazo fijo UVA, desde que se lanzó en marzo de 2016, le ganó en un 16% al plazo fijo tradicional y perdió contra el dólar sólo en un 10%, habiendo enfrentado una brusca devaluación.

Extendiendo el análisis en el tiempo vemos que en 30 años, el que hizo un plazo fijo tradicional ganó un 33%, el que hizo un plazo fijo UVA un 44%, el UVA con un interés adicional del 3% generó una ganancia de 48% y el dólar colchón 38%.

Y llevando el análisis a 10 y 20 años, vemos que el plazo fijo UVA tuvo una muy buena performance contra los otros instrumentos. Ganando en la mayoría de las situaciones y perdiendo en algunos casos circunstanciales.

Miralo en el programa: