El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, Rogelio Frigerio, reconoció que la situación económica actual “no es fácil” y dijo que el país “está atravesando claramente un difícil momento desde hace casi un año” y agregó: “En esta crisis, necesitamos estar más unidos que nunca”.

Con respecto a la cena que compartió el presidente Mauricio Macri con el gabinete de María Eugenia Vidal en Chapadmalal, Frigerio dijo que le parece “normal que el Presidente se junte con el equipo de la provincia más importante de la Argentina”.

“No me parece raro esto. Necesitamos, en esta crisis, estar más unidos que nunca dentro de nuestro espacio político primero y celebro esa reunión. Creo que, en este sentido, para los mercados, para la economía, mostrarnos juntos es importante”, afirmó.

“En abril se va a cumplir un año de la crisis y de la recesión, que tuvo varios componentes”, señaló en declaraciones radiales, pero aseguró que desde el Gobierno “estamos trabajando para resolver los problemas que más le quitan el sueño a nuestros compatriotas, comenzando por la inflación”.

Para Frigerio, “no se pueden aplicar las mismas recetas de hace 60 años, claramente hay que pensar otra estructura para darle más valor a la producción, por eso el Presidente habla de convertirnos de graneros del mundo en supermercados del mundo y eso agrega valor al sistema agroindustrial”.

“Tenemos que ir por el lado de las energías renovables, tenemos que ir por el turismo que está sobrexplotado. Estamos sentando las bases de ese cambio estructural, pero eso tarda y quizás ese fue nuestro error y claramente no es así, no hay otro camino que el de decir la verdad”, remarcó el Ministro del Interior.

En cuanto a la presión impositiva, el funcionario dijo que “sabemos que es tremenda”, pero apuntó que “el año pasado acordamos con las provincias bajar impuestos pero debimos dar marcha atrás con la reducción por la crisis”.

“Tenemos que volver a generar alivio fiscal a la gente y al sistema productivo. Tenemos que apostar a la generación de empleos buscando el consenso con aquellos que buscan el interés de los trabajadores. Es una asignatura pendiente”, afirmó.

Admitió que “hay muchos argentinos que están pasando por un momento muy difícil y angustiante” y al respecto dijo que desde el Gobierno “tenemos la responsabilidad de arremangarnos para aliviar esa dificultad, sobre todo para combatir a la inflación, un tema que tiene 70 años”.

“Lo estamos combatiendo por primera vez en la historia atacando el déficit fiscal. No podemos volver a repetir recetas que nos han llevado a este problema, que nos han llevado a este fracaso”, sintetizó el Ministro.

Diferenció que “se ha creído erróneamente que la Argentina podía crecer de manera sustentable con una justicia dependiente de Poder Ejecutivo, una Argentina que no era federal, con corrupción, con narcotráfico y las mafias enquistado en el poder de turno”.

Y aclaró: “Nosotros creemos que para generar las bases de desarrollo a largo plazo tenemos que tener diferencia de poderes, una Argentina integrada en el mundo, un gobierno decidido a luchar contra las mafias”.

“No estamos haciendo más de lo mismo, estamos haciendo algo totalmente disruptivo con el pasado. Todavía eso no se refleja en el bolsillo de la gente porque atravesamos hace menos de un año una tremenda crisis para la Argentina: la peor sequía de los últimos 50 años para un país dependiente del agro, y si se corta el crédito para un país que es frágil la situación es aún más compleja. No hay magia, no es fácil, ojalá hubiese atajos”, afirmó.

Fuente | Ambito