El Gobierno de la primera ministra británica, Theresa May, se mostró decepcionado por la sentencia de la Corte Suprema del país que obliga al Ejecutivo a buscar la aprobación del Parlamento para activar las negociaciones sobre la salida del país de la Unión Europea, pero subrayó que acepta la decisión.

El Ejecutivo “está decepcionado pero cumplirá el fallo de la Corte”, declaró el fiscal general, Jeremy Wright, sobre el veredicto relacionado con el llamado Brexit.

Los 11 jueces de la Corte Suprema decidieron por una mayoría de ocho contra tres que el Parlamento debe ser consultado antes de que Londres presente formalmente su solicitud de salida del bloque europeo, lo que podría complicar el proceso del Brexit.

De todas formas, el gobierno mantiene su intención de iniciar en marzo como muy tarde las negociaciones de salida de la Unión Europea.

“Los británicos votaron a favor de abandonar la UE, y el gobierno ejecutará este veredicto, activando el Artículo 50 (del Tratado europeo de Lisboa) como estaba planeado, a finales de marzo. La sentencia de hoy no cambia esto”, dijo un portavoz de May.

Fuente | Ambito