Ternium, la compañía siderúrgica del grupo Techint, está negociando la compra de una planta en Brasil. Se trata de una fábrica del gigante alemán ThyssenKrupp y las discusiones están en una etapa avanzada tanto que –si prosperan– el acuerdo podría cerrarse a fin de año, según reveló The Wall Street Journal.

Uno de los mayores escollos para que se concrete la operación sería el precio. Según indicó el diario, Ternium seguramente busca pagar menos que el actual valor libros de la planta, que se ubica en 2.000 millones de euros (unos US$ 2.170 millones).

ThyssenKrupp solo dijo que la empresa está buscando desprenderse de la Companhia Siderúrgica do Atlântico, o CSA, y que es normal estar en conversaciones con potenciales compradores. En tanto, fuentes de Ternium, que es la número uno en Latinoamérica en aceros largos y planos, indicaron que “al momento, la empresa no tiene nada que comentar sobre los rumores de la venta de la planta brasilera CSA de ThyssenKrupp”.

La planta le demandó a la compañía alemana unos US$ 6.800 millones y se terminó de construir en 2010. De hecho, ya en 2013 ThyssenKrupp intentó venderla y Ternium estuvo entre los interesados.

La fábrica elabora planchones, un producto intermedio del proceso siderúrgico que luego se utiliza para lograr la chapa laminada. De hecho, CSA es proveedora de la fábrica de productos terminados que Ternium tiene en México.

La compañía del grupo Techint ya está en Brasil con su filial Usiminas y también tiene (además de la argentina Siderar y la planta de México), centros fabriles en Colombia, Guatemala y Estados Unidos. La compañía factura US$ 7.800 millones y tiene una capacidad de 11 millones de toneladas anuales.

Según los datos del WSJ, CSA tiene una capacidad de producción anual de 5 millones de toneladas. La planta pasó a tener una ganancia operativa de 39 millones de euros en el tercer trimestre de su balance (que cierra el 30 de septiembre) desde una pérdida de 25 millones en el mismo periodo del año anterior.

El consumo de acero mundial cerrará estable este año en 1500 millones de toneladas. America Latina consumirá 65 millones de toneladas, 6,5% menos que en 2015.

Fuente IEco