De acuerdo a un research elaborado por el equipo de Puente, las perspectivas para los próximos meses favorecen al peso, especialmente en lo que tiene que ver con los flujos de la cosecha y de la venta de dólares por parte del Tesoro para cubrir las necesidades de financiamiento.

A pesar que el tipo de cambio se estuvo apreciando en lo que va de año, los exportadores tienen incentivos a liquidar la cosecha para cubrir sus costos, debido a que las altas tasas que deben pagar por renovar el financiamiento en pesos implicaría un riesgo cambiario importante.

A su vez, las necesidades de financiamiento del Tesoro alcanzan los USD 9600 mm para el segundo trimestre, donde la mitad vendría de la venta de dólares.

A pesar de este contexto de los flujos positivos  durante el segundo trimestre, hay dos factores que podrían adelantar la depreciación del peso:

1-      Por un lado, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) podría comprar los dólares al Tesoro evitando que tenga que venderlos en el mercado de cambios, quitando así la presión al peso.

2-      Por otro lado, las noticias que puedan ir llegando respecto a las elecciones podrían llevar a los inversores a reducir exposición a activos en pesos, especialmente teniendo en cuenta que actualmente las valuaciones lucen elevadas.

En este contexto, El equipo de estrategia de Puente empieza a ver atractivo comenzar a reducir posiciones en pesos, favoreciendo bonos en dólares con vencimientos entre 2021 y 2026, especialmente para los inversores más conservadores.

Para los inversores que buscan activos en pesos, las Lebacs se presentan como lo más atractivo, mientras que las acciones del sector financiero y las de IRSA se presentan como lo más interesante para inversores buscando mayores retornos.