Para comenzar, resulta importante entender qué son las stablecoins. Una stablecoin, como pueden ser USDT, USDC o DAI, es una criptomoneda estable que equivale a un dólar americano. Por este motivo sirven para cotizar el precio del resto de las criptomonedas y realizar transacciones en el mundo digital sin la necesidad de recurrir al dinero fiat.

Como es de imaginarse, no todas las stablecoins son iguales, de hecho, todas tienen distintas ventajas. A continuación, una breve explicación de cada una:

Tether (USDT) es una stablecoin emitida por una empresa con sede en Hong Kong llamada Tether Limited, que respalda su emisión a través de dinero en efectivo, depósitos bancarios, letras del tesoro, préstamos garantizados, papeles comerciales, certificados de depósito, notas de recompra inversa, bonos corporativos, fondos y metales preciosos, entre otros.

La ventaja principal de Tether es que es la moneda con mayor liquidez del mercado. Por lo que se pueden hacer operaciones de grandes volúmenes sin afectar significativamente el precio.

Como desventaja principal, podemos destacar que Tether Limited es una compañía privada que no cuenta con un marco regulatorio o una auditoria.

USD Coin (USDC) es una stablecoin emitida por las compañías Circle y Coinbase, registrada con el aval de la Financial Crimes Enforcement Network (FinCEN) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Además, tienen una licencia Bit License de Nueva York, y un aval por la Financial Conduct Authority del Reino Unido.

Todas las unidades en circulación de esta criptomoneda están respaldadas por un dólar que se mantiene en reserva, en una combinación de efectivo y bonos del Tesoro de Estados Unidos a corto plazo, con periódicas auditorías. Por esta razón, las ventajas principales de USDC son la certeza en cuanto a las reservas que respaldan su emisión y el cumplimiento de las regulaciones de los distintos organismos.

 

DAI (DAI) es una stablecoin cuya emisión y desarrollo es administrada por el protocolo Maker y la organización autónoma descentralizada de Maker DAO sobre la red de Ethereum. Esto quiere decir que para emitir DAI no se requiere de ninguna institución. Cualquier persona puede emitirla al dejar bloqueadas otras criptomonedas en bóvedas de contratos inteligentes del protocolo. Su respaldo subyace en el valor de las criptomonedas que se bloquean al emitir.

La ventaja principal de DAI es que no es una criptomoneda emitida por una institución. Esto se debe a que el manejo de las reservas es gestionado de forma descentralizada.

Para concluir, se puede decir que todas las stablecoins tienen sus ventajas y que la elección de una por sobre otra depende de la necesidad o prioridad de cada usuario. Por ejemplo, la liquidez en el caso de USDT, la certeza en el respaldo de la emisión y el marco regulatorio en el caso de USDC o la descentralización de la emisión en el caso de DAI.