Desde fines de marzo, el dólar experimenta una calma de cara a las revisiones trimestrales del Fondo Monetario Internacional (FMI). Estas políticas implementadas por el BCRA derivaron en una baja generalizada en la cotización de los dólares alternativos, principalmente el dólar informal. También el financiero.

Por otra parte, el Banco Central (BCRA) está llevando la apreciación del tipo de cambio oficial a ritmos más elevados que hasta hace unas semanas, ya que en febrero devaluó el peso a 2,6% mensual y en marzo lo hizo al 3,3%. Si bien es una aceleración importante, aún va detrás de la evolución de la inflación.

“En el dólar hubo una sorpresa positiva. Tuvimos aumento de los commodities y resultado de la cosecha que no fue tan malo como se esperaba. A eso se lo sumó el cierre del acuerdo con el FMI. Pero del lado de la inflación, todo salió al revés”, indicó el economista Fausto Spotorno. “Las señales del resto de la economía indican que la calma será sólo por un rato”, advirtió.

Por su parte el analista de mercados Rubén Pasquali indicó que “ahora hay algunas cosas que están ayudando al Gobierno y no sabemos cuánto van a durar. Una de éstas es la revalorización del real. En lo que va del año fue de un 12%. Esto le da cierto margen para no acelerar la devaluación del dólar oficial. Y hay que tener en cuenta también el tema de la suba de tasas de interés que está impulsando el Banco Central”.

“A Martín Guzmán le está yendo bien más allá de todos los desajustes que vemos en la economía con la colocación de deuda pública y la meta (acordada con el FMI) de que el Banco Central sólo puede emitir el 1 por ciento del PBI hace que se emita menos dinero. El año pasado hablábamos que la emisión genera inflación, por tanto, esto se está reduciendo”, remarcó Pasquali.

“Desde un punto la cosa se está haciendo bien pero eso también tiene impacto en otras cosas, por ejemplo, subir las tasas de interés que encarece el crédito y puede generar algún tipo de problemas. Pero algo tenés que hacer para frenar el proceso inflacionario. Ahí entonces hay una serie de medidas que está tomando el Gobierno en esta dirección”.

Para Fausto Sportorno, “ahora el Gobierno debería tratar de frenar las expectativas. Y deberían salir a anunciar un plan de austeridad. Como para mostrar que vamos a hacer algo. Pero sabemos que eso no va a pasar”, remarcó.

Respecto al tema del dólar, resaltó Pasquali, “esperemos que los ruidos políticos, que no ayudan, no impulsen más el tipo de cambio. Desde fines del 2017, el dólar financiero subió con 11 veces, el oficial 5,5 y la inflación anduvo por ahí”.

“Es cierto que el año pasado se retrasó, o sea que subió bastante menos que la inflación por un tema electoral. Pero la realidad es que tuvimos tres años con la inflación subiendo en la mitad de lo que era la suba de los financieros. Con el oficial es otra cosa y ahí creo que hay que poner la atención. En el mercado se buscan instrumentos linkeados al oficial porque eso no se puede atrasar”, advirtió.

Para Lucas Yatche, Head of Strategy de Liebre Capital, “en el mercado hoy la variable está puesta en la inflación. Estamos esperando el dato de marzo que viene complicado. Apuntamos a que la tasa de inflación corra por encima de todas las variables. Por eso vemos mucho valor en la curva CER”.

Primera parte

Segunda parte