“Desde que el presidente Mauricio Macri vino a Davos el año pasado a declarar que el país se normalizaba hicimos los deberes y llegamos a un punto en el que ahora los inversores quieren saber detalles para invertir”, afirmó Cabrera en diálogo con periodistas de Télam, Clarín y La Nación.

Después de tres días intensos de reuniones, el ministro, cuya misión en Suiza era precisamente destrabar varias inversiones que habían sido anunciadas pero que no se terminan de concretar, no dudó en afirmar que el país “verá una curva exponencial de crecimiento de las inversiones”.

A modo de ejemplo, Cabrera contó que en el encuentro que mantuvo con el presidente de la petrolera Total, el empresario le dijo que “ya no tenían dudas” y que después del acuerdo de Vaca Muerta, estaban dispuestos a invertir los 500 millones de dólares al año comprometidos para la explotación del yacimiento. “Todo lo que el presidente prometió, lo cumplió”, admitió el inversor.

Otra de las “buenas noticias” que recibió el ministro de Producción fue que Nissan avanzó detalles de una inversión que ya había sido anunciada por un total de 700 millones de dólares.

“Estábamos presionado para que haya una mayor participación nacional en el modelo, pero ya tenemos la fecha exacta de la primer camioneta, en mayo de 2018”, detalló Cabrera.

“La producción anual será de 70.000 camionetas de tres marcas. La misma plataforma va a fabricar una camioneta Nissan, una Renault y una Mercedes Benz. Esta última es la novedad, que se está lanzando en Europa también”, añadió.

Más allá de estas concreciones, Cabrera insistió en que está notando un “altísimo interés” por Argentina y que, en ese sentido, también hubo novedades en cuanto a que hay interés de compañías tecnológicas de desembarcar con inversiones en el país en un futuro próximo.

“Con Facebook, Microsoft, hablamos sobre la instalación de “datas center” masivos en Bahía Blanca, porque el flujo y tránsito que están teniendo estas compañías es tan grande que no les alcanza la capacidad que tiene en Estados Unidos”, explicó el ministro.

“No son proyectos de grandes empleadores de gente, pero tienen mucha inversión, tecnología y vocación por decisión propia de alimentarse con energías renovables”, apuntó.

También existe la intención de PricewaterhouseCoopers por servicios de valor agregado, ya que en Argentina funciona un “Service Delivery Center” que tiene la expectativa de crecer.

“Todos los inversores preguntan sobre la productividad. En el caso de la gente de Price quiere saber sobre el acceso de la tecnología y servicios, que es uno de nuestros ejes, por eso queremos bajar a cero los aranceles a las computadoras; y en el caso de Nissan les preocupa lo logístico, el costo, si habrá inversión en trenes, en infraestructura”, explicó Cabrera.

Más allá de lo cosechado con los inversores, Cabrera acompañó a la canciller Susana Malcorra en algunas reuniones bilaterales y sobre temas multilaterales de comercio internacional y realizó gestiones tendientes a concretar el viaje que el presidente Mauricio Macri realizará a Brasil el próximo 7 de febrero. Para ello, se reunió con el ministro de Industria, Comercio Exterior y Servicios de Brasil, Marcos Pereira.

Sobre la visita al país vecino y principal socio comercial de la región, Cabrera adelantó que él mismo, la canciller y otros ministros vinculados a temas de producción están preparando un desembarco en Brasilia el 30 y 31 de enero para allanar el terreno.

“Lo más importante y lo que nos pide Macri es la profundización de la reglas de comercio con Brasil, la simplificación y facilitación del comercio”, indicó.

“Nos planteamos el Mercosur como la plataforma para salir del mundo, ya que no podemos hacer otros acuerdos de libre comercio fuera del Mercosur. Y si con Brasil no solucionamos problemas tributarios, sanitario, flujo de bienes y servicios, que tenemos, no podemos avanzar”, reflexionó.

Por otro lado, Cabrera destacó el trabajo realizado en Davos de cara a la preparación de la reunión de la Organización Mundial de Comercio (OMC) en diciembre en Buenos Aires, donde estarán representados 160 países.

Al respecto, dijo que ya se está hablando de los contenidos y que Argentina va a poner sobre la mesa el tradicional tema agrícola pero también otros nuevos como el apoyo a las Pymes, comercio electrónico y la facilitación de las inversiones.

Finalmente, el ministro se mostró satisfecho por haber participado del nacimiento de una iniciativa en Davos sobre el impacto de las nuevas tecnologías en la producción y en el empleo, por la impresión en 3D, la inteligencia artificial, la digitalización y la robótica.

“En abril vamos a llevar un trabajo con conclusiones a la Argentina para discutirlo en la mesa de producción y trabajo, para exponerla frente al sector productivo argentino y sindical, para juntos entender hacia donde va al producción”, dijo entusiasmado.

“Este no es un tema que tenga que ver con importanciones y apertura, sino que es algo que no hay forma de pararlo y tendrá un fuerte impacto en el empleo industrial”, advirtió el ministro.

Fuente | Telam