Que la economía Argentina necesita un cambio de rumbos no es noticia. Lo que sí sorprende es la reacción que tuvo el mercado luego de que se difundiera el rumor -luego confirmado- de que Sergio Massa pasaría a formar parte del gabinete nacional. El diputado y economista Martín Tetaz opinó sobre lo que se puede -y debe- esperar.

Según el legislador la reacción del mercado es positiva sólo en términos comparativos. “Hace menos de un mes atrás, antes de que se fuera Guzmán, un dólar salía $230. La locura de los $350 en medio de la inestabilidad de Batakis luce como un infierno y, a veces, cuando uno pasa del infierno al purgatorio se siente un poco mejor. Pero $290 sigue siendo un nivel mucho más alto y en muy poco tiempo. Además, el dato de la inflación de julio, podría acercarse al 8% y sería el nivel más alto desde la hiperinflación. Por otro lado, se produjeron desajustes en un mes durante el cual la economía estuvo parada porque no había productos para reposición. Y todo esto lo va a pagar la nueva gestión en el próximo mes.”

PROBLEMA ECONÓMICO, PROBLEMA POLÍTICO

Superado el shock con el que el mercado recibió el nombramiento de Massa, se aproxima el momento de los hechos. “Por ahora, lo que ha visto el mercado es simplemente que hay un poco más de certidumbre política. Lo de Batakis daba la sensación de que no era un equilibrio final, que era transitoria y que tarde o temprano faltaba que se removiera parte del gabinete. Ahora pareciera ser que ya está. Pero el de Guzmán también era equilibrado y no servía para nada. El problema de Argentina es más político. Tenemos un presidente que cuál su figura, tampoco se sabe para dónde va Cristina y Massa no tenía protagonismo. Finalmente, se definió. Hoy tenemos un hombre fuerte, que está tomando las riendas. Cuando se ve el equipo económico, no tiene tanto que ver con el kirchnerismo. Aunque después Massa haga otra cosa, hay una expectativa real. Entre los nombres figuran Lavagna (que está en las sombras), Peirano (que fue Ministro de Economía de Cristina) y Guillermo Nielsen.”

En todo caso, sobre lo que no hay dudas es sobre la necesidad de dar un giro de 180° “si es que Massa quiere reconstruir su deteriorada imagen pública antes los consumidores y votantes, tiene que hacerlo- y se remite a la historia reciente para ejemplificar el tenor de las reformas  que se necesitan– “ese giro existió en gobiernos que parecía que no le habían encontrado la vuelta a la economía. En 1985 con el Plan Austral de Alfonsín, en 1991 con Menem y la Convertibilidad; es necesario un cambio de reglas monetarias, fiscales y de funcionamiento del mercado de cambios. Si logra salir de la trampa en la que se metió este modelo populista, tiene alguna alternativa. De lo contrario, va a alargar la agonía con un poco más de estabilidad política que Batakis.”

Se dice que Massa quiere recuperar la atención de los mercados externos. Para que esa intención encuentre el beneplácito en la comunidad internacional, para Tetaz, se deberían tomar 3 medidas. La primera, prudencia fiscal reduciendo el déficit con medidas concretas. La segunda, no financiarse más con emisión limitándose con respecto al BCRA que deberá estabilizar la moneda. La tercera, recuperar el acceso a los mercados financieros internacionales. “Parece difícil porque Argentina tiene una tasa de retorno de más de 30 puntos. En esta coyuntura, volver a los mercados es como tener a un tipo internado con 44° de fiebre que dice que va a correr una maratón en 15 días. En realidad, hay que festejar si salís vivo de esta circunstancia.”