Después de que el Presidente Fernández declarara que la coyuntura económica
argentina es producto del crecimiento, anunció que no habría dólares para satisfacer
la demanda de los importadores. “En este contexto lo que se puede esperar es
acelerar la devaluación del tipo de cambio, subir de las tasas y empezar a estirar la
situación porque no se esperan reformas”, sostiene Mariano Otálora, conductor de
¿Qué hacemos con los pesos? (A24).

Durante su participación en el programa, Gabriel Rubinstein, Director Ejecutivo de
GRA Consultora sostuvo que, "es una tontería decir que los problemas que tenemos
tienen que ver con que crecemos. Todos los temas cambiarios prácticamente los
podemos reducir a que este año vamos a importar prácticamente usd 10000 millones
en energía por una macana enorme que nos mandamos en los últimos años al no
poner a Vaca Muerta en valor, por tener las tarifas tan atrasadas sin ni siquiera tomar
medidas de racionamiento. Hay mucha mala praxis. Al igual que cuando Cristina dice
que la inflación no tiene que ver con el déficit fiscal. Estamos muy mal enfocados
desde lo macro en general. El Gobierno se aferra al acuerdo con el FMI, que es light,
pero que es como tener el ancla de un velero en un transatlántico. Los esfuerzos del
gobierno y las readecuaciones es lo que evita una crisis más aguda.”

Al decir del experto, la emisión monetaria no llega a la calle porque se exterioriza en
las LELIC. “Es posible que los bonos en pesos impacten en las LELIC; en definitiva,
no hay tanta diferencia entre ellos, como quisiera creer el mercado. La deuda
argentina cotiza como si fuera a haber una reestructuración súper agresiva, 50% de
quita. El próximo gobierno se va a tener que hacer responsable porque si siguen
diciendo que la deuda es impagable se va a generar una muralla de la deuda en
pesos hacia junio del año que viene y va terminar reperfilando por una cuestión de
profecía autocumplida.”

DÉFICIT y MORATORIA PREVISIONAL

Se está tratando en el Senado un proyecto de reforma previsional que beneficiará a
personas en edad jubilatoria a las que le faltan años de aporte o que, quizás, nunca
hayan aportado. ¿Cómo impactaría la Ley en una economía que tiene como
imperativo la reducción del déficit?

Ya sin tiempo para aplicar reformas profundas en lo que le queda de gestión, el
gobierno debería tomar todos los recaudos para no contradecir las metas acordadas
con el FMI para llegar el 2023 con cierta estabilidad. Se trata de un problema
ideológico más que económico que “este gobierno no lo va a solucionar, pero se
supone que Juntos por el Cambio, sí”, opina Rubinstein. "Esperemos que no salga
porque si el gobierno decide no cumplir en forma flagrante el acuerdo con el FMI, nos
vamos a una híper inflación.”

¿QUÉ HACER FRENTE A LA DEBACLE QUE SE VIENE?

Ante las expectativas devaluatorias, el especialista descree de esa posibilidad y
prefiere poner paños fríos. “No creo que haya devaluación; hay que tener cuidado
porque cuando decimos que el tipo de cambio está atrasado -claro que está atrasado
porque hay una brecha- ¿y los salarios? También están atrasados. No pueden estar
los dos atrasados al mismo tiempo porque son la base de los precios relativos. Están
los dos equilibrados porque Argentina perdió productividad y es lógico que los salarios
estén bajos, pero yo no esperaría que bajaran un 20% más. Una cosa es devaluar si
la devaluación forma parte de un plan completo que incluya la eliminación del déficit
fiscal y la unificación del mercado cambiario, pero devaluar ahora es un pasaporte a la
híper. Hoy no hay más remedio que hacer cepo o doble mercado cambiario. Hay 25%
de chances de híper inflación, la situación está peligrosa. Si no se mandan macanas,
la cosa se puede pilotear.”

En cuanto a las alternativas que le quedan a la administración de Fernández, para el
economista, la receta es clara. “Lo más importante es hacer todo lo posible para
cumplir el acuerdo con el FMI y, si hay desvíos, que los converse con el organismo –
que tiene buena voluntad con Argentina. No recomiendo ir a comprar dólares; es
cierto que es una protección contra una híper inflación, pero hay un 75% de chances
de que no ocurra.”

En el plano político, destaca que tampoco quedan muchas chances para mejorar el
clima general de cara a las Elecciones del 2023. “Cristina perdió con Macri luego de
quemar todas las reservas, hoy la situación es más comprometida -para Argentina y
para el mundo- porque no hay mucho más de dónde manotear.”

Para llegar el mejor modo a una nueva administración, recomienda tomar medidas
más sensatas y simples. “Me gustaría que le Presidente del BCRA demostrara más
convicción, más en este momento que están recomprando deuda; deberían transmitir
mejor al mercado que expanden por un lado, pero contraen por el otro. Hay que tener
contundencia en lo que se hace”, concluye.