El dólar es nuevamente el protagonista de la semana y empieza a ser la principal preocupación del Gobierno. Ya adelantamos la semana (en la edición anterior) pasada las reuniones entre el Banco Central (BCRA) y la Comisión Nacional de Valores (CNV) que como resultado limitaron la operatoria de los agentes de bolsas. Aún así esta semana el dólar CCL, el dólar que toman como referencias las empresas y el mercado financiero, no dio respiro. El Gobierno se vio forzado a intervenir en el mercado financiero vendiendo bonos. 

El sábado pasado en ¿Qué hacemos con los pesos?  (A24), su conductor Mariano Otálora aseguró que “se esperan medidas para contener al dólar en este año electoral”. La intervención del Gobierno para evitar que se dispare tiene que ver su apuesta de llegar a las elecciones de octubre sin sobresaltos.

En este sentido, ahora el foco está puesto en limitar la dolarización de las empresas a través del CCL (contado con liquidación) y el MEP. Entonces el foco del gobierno es sobre estos últimos tipos dólares CCL y MEP, y todas las medidas girarán en torno de limitar la dolarización de las empresas.

Así, el mecanismo de intervención lo explica Carlos González Prieto “el Gobierno compra dólares a dólar oficial, por ejemplo al complejo sojero. De los bonos que tiene en cartera los vende pero en pesos. Luego los recompra pero en dólares.” Esta operatoria tiene un costo aunque busca el beneficio de que no se dispare el tipo de cambio. 

El aumento del CCL se explica por el contexto en que estamos actualmente. El economista Fausto Spotorno detalla que “tenemos una gran emisión monetaria, con un dolar que se devalúa cada vez menos y una tasa de interés negativa. El resultado es siempre una fuga hacia el dólar que no está intervenido.”

Este fin de semana el BCRA realizó nuevas restricciones ordenando a través de la CNV a los agentes de bolsa sobre la operatoria de los bonos AL30 y GD33 con un máximo de de 50.000 nominales por cada bono durante el plazo de una semana. Además, la normativa estableció un parking de dos días para las operaciones de estos bonos.

El dólar oficial pisado, hace que la brecha con el dólar CCL aumente, y queda atrasado con respecto a la inflación. Según Mariano Otálora “es muy probable que el Gobierno empiece a devaluar de a poco”. Esto se da por dos motivos. Primero para  reducir la brecha CCL y segundo se suma la necesidad del gobierno en compensar la devaluación del real. Es una situación compleja que requiere pericia y entran en puja la lógica política y la económica. La devaluación va a existir pero no de forma abrupta. Devaluar empuja a una inflación, que está por encima de lo que el gobierno había fijado como objetivo en el último presupuesto.

Todo en un contexto en que el riesgo país sigue muy alto en el orden de los 1600 pbs, los bonos soberanos no repuntan y las acciones argentinas todavía acusan el golpe de la baja de categoría. Por ahora el principal objetivo del gobierno es llegar a octubre.

 Mirá el análisis. parte 01

 Mirá el análisis. parte 02