El mercado sigue sin poder superar la caída de los bonos CER. A la suba del dólar, se le sumó la del Riesgo País. Mientras tanto, el BCRA salió a vender usd 250 millones para controlar el tipo de cambio. Durante junio ya vendió usd 600 millones. ¿Qué se puede esperar en el corto plazo?

“Junio es un mes muy especial porque se concentran diferentes vencimientos de deuda frente a los cuales el gobierno tuvo que adelantarse logrando renovar casi la mitad; es evidente que Guzmán estaba muy preocupado luego de la caída de los bonos atados al CER”, explica Mariano Otálora en ¿Qué hacemos con los pesos? (A24).

Sobre las alternativas que le quedan al gobierno, reflexiona. “Mientras mayor sea la desconfianza, mayor será el déficit, que siempre se paga con emisión -que significa más inflación- o con deuda -que supone más impuestos en el futuro. La otra posibilidad, que prácticamente ya no existe, es quemar reservas. Si la economía no crece, los desequilibrios son cada vez más grandes e insostenibles.”

Para el economista Rodolfo Santángelo, «Cuando la macroeconomía está muy desordenada es muy traicionera. A veces castiga por el lado de los pesos y otras veces por el lado de los dólares; son las dos caras de la misma moneda. Estamos con  un boom de exportaciones; si me hubieran dicho hace un año que Argentina estaría cerca de exportar usd 90000 millones, yo hubiera dicho que eso no iba a pasar y, si ocurriera, seríamos Gardel. Estamos llegando a ese número y las reservas siguen igual.”

Por el lado de los pesos, explica Santángelo, la cuestión fiscal era la esperada, salvo por el índice de inflación que, según su perspectiva, es lo que evita que la situación fiscal sea explosiva porque va licuando el gasto público. “El acuerdo con el FMI y Guzmán tienen su parte de responsabilidad porque aceptaron no bajar el déficit fiscal, pero sí la emisión de dinero con lo cual nos vamos a endeudar en pesos más CER y esa deuda no se va a poder licuar.” 

LA VERDAD SOBRE BALANZA COMERCIAL

Aunque el aumento en las importaciones podría ser un indicio de crecimiento, el análisis de los números indican lo contrario.

«En marzo-abril ya se importaron usd 7200 millones, de los cuales usd 1100 millones fueron de energía. Si tuviéramos el gasoducto traeríamos el gas a usd 4 y no a usd 25. Lo que se gana con la soja se pierde con la importación del gas y los combustibles. También se pierde en el fisco cuando el Estado trae el gas a usd 25 y se lo vende a los consumidores en usd 3. Pero, por otro lado, en Argentina tenemos hasta ahora el 60% de inflación mientras que la energía aumenta la mitad, entonces, la energía no explica la inflación sino la macroeconomía pura.”

Sobre la depreciación del peso y las alternativas para la gente, el especialista explica que “se quieren deshacer de los pesos y los consumen, entre otras cosas, en productos importados. El peso se atrasa contra la moneda más fuerte del mundo y, aunque nos salve la soja, el gas nos perjudica a punto tal que el gobierno está esperando que no haga frío para ver si en septiembre deja de vender dólares. Si en septiembre, cuando ya no tenga necesidad de traer gas, sigue vendiendo divisas, vamos a estar en un gran problema.” 

EL PRÓXIMO PARCHE

Ante el panorama cercano de la disminución en el ingreso de divisas, Santángelo piensa en un mayor del tipo de cambio. “Están llamando a los exportadores para que adelanten las divisas que se esperaban para septiembre, pero van a vender dólares si pueden comprar mercadería. Este parche puede durar dos meses. Si llegamos a agosto, se terminaron los barcos y el mercado cambiario sigue jorobado, se acerca la fecha de un ajuste del tipo de cambio.”