El Dólar Soja II siembra dudas. No por lo que se espera recaudar -alrededor de usd 3000 millones-, sino por las consecuencias que traerá aparejado este adelanto de las liquidaciones. La cal y la arena contadas por expertos en ¿Qué hacemos con los pesos? (A24)

“Todo lo que exporta el campo se rige por el dólar oficial de $160-explicar el periodista Carlos González Prieto- al darle un dólar de $230 a los productores de soja, el Gobierno pretende acelerar las liquidaciones con el incentivo de que el productor que cobraba $50.000 por tonelada, mientras dure la medida cobrará unos $90.000. Hasta ahora, con esta resolución, el BCRA pudo comprar casi usd 70 millones. Pero aún así, las reservas siguen flacas. Para alcanzar los usd 3000 millones, los productores deberían vender alrededor de 5 millones de toneladas. Se calcula que de esta cosecha aún quedan 11 millones de toneladas. Si las expectativas del gobierno se cumplen en diciembre, quedarán 6 millones de  toneladas para llegar hasta abril. Es decir, después habrá que pasar el verano.  Algunos dicen que podrían alcanzar los usd 4.000 millones. Pero es soja que va a faltar después. La otra preocupación tiene que ver  con la sequía que va a afectar el ingreso de divisas de la próxima cosecha. La sequía golpea en el corto plazo a la cosecha de trigo, que se levanta en  diciembre. Pero también va a pegar muy fuerte en la soja que no se pudo sembrar por la falta de agua, por tanto, se cosechará recién en abril. Con lo cual el Gobierno tiene dos problemas: poco stock desde diciembre hasta abril y en la campaña 2023 va a tener una producción bastante flaca producto del factor climático. También es un problema  para el gobierno que viene”, explicó el economista Carlos González Prieto.

Para Lucas Yatche, Jefe de Estrategia de Liebre Capital, el Gobierno no logra alejar la incertidumbre con lo cual el panorama luego del primer trimestre del 2023 es sombrío. “Si bien se empieza a observar los efectos de la liquidación del agro y el BCRA acumula reservas -aproximadamente el 50% de lo que liquida el agro se lo termina llevando BCRA, a diferencia del dólar soja pasado donde terminaba llevando el 65%- se  genera un puente hacia marzo en un contexto donde la oferta será escasa. La principal duda es si en el mes de abril el mercado va a liquidar apuntando a un eventual posible cambio de color  político y  una eventual unificación cambiaria que determine sentarse arriba de las silobolsas, lo que podría generar una presión  extra. La otra cara de la moneda que se  corresponde con la compra de divisas  es la emisión monetaria por la compra de reservas y por la pérdida patrimonial  que corresponde justamente comprarle al al agro a $230 y venderle a los importadores a $170.”