Creo que el Gobierno está usando el tipo de cambio como un ancla inflacionaria. Con lo cual no veo que vayan a acceder a las presiones de ciertos sectores y deslizar más fuerte el tipo de cambio. Porque eso traería un traslado a precios y complicaría mucho el camino que se quiere seguir”, advirtió el economista Agustín D´Atellis.

Si el tipo de cambio se mueve, será muy poco, cercano a $16,50. Con una inflación que desacelera de forma muy incipiente y una economía que ha entrado en recesión de manera importante, si sumás la devaluación del tipo de cambio agravás la situación”.

Asimismo afirma D´Atellis que detrás de la puja cambiaria del sector agroexportador hay intención de bajar retenciones. “Hay un sector que puja cada vez más fuerte por una devaluación con el argumento del atraso cambiario. Creo que al final del camino, en esta puja, encabezada principalmente por el sector agropecuario, se busca una reducción del 5 % de la retención a la exportación de soja”. Así, “lo que esconde el debate de competitividad es el pedido de baja en las retenciones”.

El tema de las retenciones de todas formas genera un problema adicional por el déficit fiscal. De todas formas, el Gobiernos, eso se lo puede financiar con endeudamiento externo, que es lo que están haciendo. En cambio, el tema cambiario, puede patear el tablero mal”, remarcó.

Por su parte, el economista Gabriel Rubinstein opina que “estamos en un esquema flotante, en el que puede haber una fluctuación, pero no mucha. Estimamos que hacia fin de año estará en $ 17. O sea que es posible que tengamos que convivir con un dólar relativamente bajo. Es un cierto atraso cambiario que es difícil de revertir”.

Estaríamos más cómodos si el dólar estaría en $ 16 o $ 17. Pero eso también requeriría tasas de interés más bajas por parte del Banco Central, y vemos que se resiste un poco a eso, para no convalidar expectativas inflacionarias mayores. Por tanto hay que convivir con cierto retraso cambiario. En la situación actual es difícil salir de ese esquema”.

Del dicho al hecho, según el blanqueo

De acuerdo a un informe del Banco Ciudad, el de que las expectativas sobre el tipo de cambio pasen al plano de lo real depende de muchos factores pero uno de ellos será el resultado que tenga el blanqueo lanzado por el Gobierno. “Esta estabilidad en la plaza cambiaria se da en un contexto en el que la menor oferta de dólares comerciales se ve compensada por un mayor ingreso de dólares financieros”, destacan.

En este sentido la entidad financiera agregó: “Mirando para adelante, el ingreso de dólares por el lado de la Cuenta Capital tendería a hacerse más profuso en los próximos meses a partir de la entrada en vigencia del blanqueo de capitales”.

Con el sistema ya operativo, se prevé que en el futuro inmediato persista una relativa tranquilidad cambiaria, tendiendo a moderar las presiones inflacionarias, al tiempo que se lograrían financiar mejoras de haberes jubilatorios e impulsar la construcción y el mercado inmobiliario (dadas las ventajas impositivas otorgadas a quienes opten por exteriorizar activos invirtiendo en fideicomisos vinculados a esa actividad), siendo todos estos elementos que ayudarían a estabilizar y lentamente comenzar a recomponer la actividad agregada”, destacó el Banco Ciudad.