COMPARTIR

a lenta recuperación de la Argentina se verá afectada por el creciente temblor político en Brasil y en los Estados Unidos. Así lo expresaron a LA NACION varios expertos en finanzas y comercio internacional, que coincidieron en señalar que, aunque esta incertidumbre favorezca una mayor competitividad del tipo de cambio local, a la vez puede alimentar las presiones inflacionarias.

José Siaba Serrate señaló que “es muy posible que se demore la salida de la recesión y eso afectará a la Argentina, como pasó hasta el año pasado en la industria automotriz en un momento en que la Argentina necesita dinamismo. Esto demora la recuperación que el Gobierno requiere antes de las elecciones de octubre”.

En el caso de los problemas que afectan a Trump, “esto acelera la corrección en los mercados que tenía que venir después de la suba continuada desde noviembre”, cuando ganó el candidato republicano. “Pero esto no dura por siempre: es una caída normal, un resbalón”, aclaró.

Luis Palma Cané indicó que “claramente estos eventos le van a pegar al país”. Y afirmó: “Si lo que predomina es la incertidumbre, afectará a la Argentina en términos de la suba del riesgo país y una devaluación del peso por fuga de capitales. Y va a sufrir el nivel de actividad local, ya que Brasil se había empezado a recuperar.”

Gustavo Cañonero, socio de SBS fondos, opinó: “No creo que la Argentina sufra mucho: aumentará el riesgo país en el corto plazo, pero no pone en duda toda la ecuación financiera”. Y añadió: “En términos cambiarios, ayuda porque contribuirá a devaluar, pero complica en términos inflacionarios”.

El ex secretario de Finanzas, Daniel Marx, dijo que “lo de Brasil le pega más a la Argentina, ya que el problema de Trump por ahora sólo impacta en una corrección en la bolsa; en cambio, la crisis de Brasil puede tener un impacto sobre el tipo de cambio y sobre el nivel de actividad”.

El titular de la consultora Abeceb, Dante Sica, también dijo que “las reformas que venía impulsando Temer se van a demorar, cualquiera sea la salida política que haya en Brasil, lo cual afectará la recuperación en ese país; y por cada punto que crece Brasil, crece 0,25 puntos la Argentina”. Concluyó: “Una demora en la recuperación brasileña impactará en particular en las economías regionales y en el sector automotriz”.

Fuente | La Nacion