La estatización del 51% de YPF no sólo trajo consigo un aumento de la producción de hidrocarburos. Tres años después del cambio de gestión, la mayor empresa del país acomodó la remuneración de sus principales ejecutivos a los niveles millonarios que se manejan en la industria petrolera y los colocó, incluso, un escalón por encima de lo que llegó a pagar la firma bajo la gestión de la familia Eskenazi.

El año pasado, los directivos de YPF recibieron la mayor retribución de, al menos, la última década. La empresa que maneja Miguel Galuccio destinó $ 221,2 millones al pago de su directorio, oficiales ejecutivos, auditores y síndicos (27 personas), algo que les reportó una suba de 72% en comparación con 2013. Al tipo de cambio del último día de 2014 según el BCRA, son US$ 25,86 millones. En moneda dura, se trata de un 31% más que el año anterior.

Las cifras, que fueron corroboradas por la empresa, surgen del cruce de datos remitidos por YPF desde 2007 a la SEC, el regulador bursátil de EE.UU. y a la CNV, su par en la Argentina.

Los números de 2014 le quitaron el récord en remuneraciones a la gestión de la familia Eskenazi y de Repsol. En 2007, el último año de management a cargo íntegramente de la empresa española, YPF pagó por esos servicios casi US$ 11 millones. Y en 2011, el último año bajo las órdenes de los Eskenazi, ese número saltó hasta los US$ 25,55 millones.

En lo que respecta específicamente al pago del directorio de la petrolera, incluidos los síndicos y ejecutivos que lo integran, la mayor empresa del país destinó el año pasado $ 119,64 millones. De allí se desprende otro número importante: en 2014 se destinaron unos $ 101,56 millones, es decir, casi US$ 12 millones a atender al núcleo ejecutivo de YPF, liderado por su presidente, Miguel Galuccio, y del que también forman parte, entre otros, Daniel González (Finanzas), Carlos Alfonsi (Refinación y Comercialización), Doris Capurro (Asuntos Públicos) y hombres cercanos a Axel Kicillof, como Rodrigo Cuesta (Asuntos Legales) y Nicolás Arceo (Administración). Esa partida tuvo un incremento del orden del 34% en dólares.

A diferencia de otras compañías, esos datos impiden determinar con precisión qué tajada del total de remuneraciones se llevó cada miembro del directorio y de la conducción ejecutiva.

Fuentes al tanto de la operación cotidiana de YPF aseguran que hay diferencias importantes entre unos y otros. Sostienen que la mayoría de los directores no se llevaron el año pasado más de $ 80.000 por mes. Y niegan que cada uno de los ejecutivos principales haya embolsado 1,07 millones de dólares, como sucedería si la distribución fuese en partes iguales. Eso abre la puerta a otra conclusión: si los directores ganan menos del promedio, los ejecutivos ganan más. En especial los más encumbrados.

También en ese caso es algo imposible de confirmar sobre la base de la información disponible. No sucede lo mismo en otros casos. Por ejemplo, Tenaris, la empresa siderúrgica que conduce Paolo Rocca y también cotiza en la Bolsa de EE.UU., aporta datos más precisos con respecto a la remuneración de sus ejecutivos. En 2013 (aún no están disponibles los números del año pasado) destinó US$ 28,1 millones a esa tarea. Y si bien es una empresa cuya mayoría accionaria está en manos privadas, informa con más detalle sobre sus altos mandos. “Cada miembro del directorio recibió como compensación por sus servicios para 2013 una cuota de 80.000 dólares”, explicó en su último informe a la SEC.

Otro dato a tener en cuenta es que el ministro de Economía, Axel Kicillof, uno de los directores de la empresa, no recibe remuneraciones de YPF, como él mismo aclaró ayer (ver aparte). Sí lo hacen Cuesta, un abogado de máxima confianza del ministro, y Arceo, su número dos en temas de energía y el enlace entre el Gobierno, la empresa que maneja Galuccio y el resto del mercado.

Parámetros mundiales

Según YPF, la remuneración a su management y directorio está en línea con parámetros internacionales. Un análisis de mercado sobre la base del dólar promedio de 2014 que circuló por la compañía indica que su directorio y la alta dirección recibieron US$ 27,4 millones y la compañía produjo 204.000 barriles equivalentes de petróleo (BOE, crudo más gas). Oxy, que produjo 218.000 BOE el año pasado, gastó US$ 23,6 millones, y Apache, que hasta el año pasado estuvo en la Argentina, US$ 52 millones para producir 239 BOE.

Además, justifica el incremento en el gasto por tres motivos: la inflación, la designación de nuevos ejecutivos en posiciones de alta dirección y el incremento de la acción en pesos, que a su vez provocó un aumento de las cargas sociales de un bono en títulos de la compañía que reciben los ejecutivos.

Según sus números, el 50% de los montos informados corresponde a remuneraciones y honorarios, mientras que la otra mitad se destina al pago de cargas sociales y la provisión de planes de retribución diferidos.

Los vaivenes salariales de la petrolera

El cambio de mando

La llegada de la gestión estatal a la conducción de YPF provocó, en el primer momento, una caída en los montos que la empresa pagaba a sus altos mandos: pasó de US$ 25,55 millones a US$ 20,17 millones, un 21% menos.

Más directivos

Otro de los cambios que aplicó la gestión del Estado es el incremento de su plantilla en los altos mandos. Desde 2013 hay 27 directores y altos ejecutivos, muchos de ellos en representación de las provincias petroleras.

Mejores resultados

YPF registró el año pasado resultados positivos. Su utilidad neta llegó a los $ 8849 millones, un 74% más que el año anterior. En dólares, la utilidad creció menos, pero también de forma importante, casi 33 por ciento.

Fuente: La Nacion