El gobernador de Neuquén Jorge Sapag anunció ayer la que puede considerarse, al menos en teoría, la mayor inversión de la historia petrolera en Vaca Muerta. A través de un video en YouTube, Sapag adelantó que YPF junto a Pan American Energy (PAE, de los Bulgheroni) y la alemana Wintershall invertirán en total US$ 30.000 millones en las concesiones no convencionales Bandurria Sur, Centro y Norte. Además, en el yacimiento Lindero Atravesado, del que participan PAE (62,5%) e YPF (37,5%) se invertirán otros US$ 8.000 millones, completando los US$ 38.000 millones.

Ambos yacimientos estaban en exploración. Y ahora comienza la fase comercial. En una primera etapa piloto, más concreta y con el horizonte puesto en 2018, las compañías planifican invertir –entre los dos emprendimientos– US$ 1.384 millones. Puntualmente, en Bandurria Sur YPF pondrá US$ 282,2 millones y en Lindero, US$ 590 Millones. Si el piloto da los resultados esperados se concretará el resto del desembolso. PAE manejará Bandurria Centro y Wintershall, la zona Norte.

La anterior inversión récord le correspondía al acuerdo firmado en 2013 entre YPF y Chevron por una inversión total de US$ 15.000 millones en Loma Campana, yacimiento vecino al de Bandurria. En este caso el piloto era de US$ 1.240 millones en doce meses. Estas concesiones se fijan de acuerdo a lo establecido en la nueva Ley de Hidrocarburos, de modo que tendrán un plazo de 35 años.

El anuncio conmueve a una industria que soporta un barril de crudo por debajo de los US$ 60 a nivel internacional (aunque en el país hay un valor interno más alto). YPF no se hizo cargo del anuncio y prefirió dejar la difusión en manos de Sapag. Hay razones ello. Fuentes comentan que la compañía no quiere cargar sobre sus hombros, en este escenario político y económico, con el anuncio de una inversión tan imponente, cuando el proyecto todavía está en la etapa piloto.

Pero le confirmaron a Clarín que tienen expectativas sobre los yacimientos. “Los conocemos, sabemos de su potencial y no es que estamos aprendiendo en esta área”, deslizan.

Pero “para nosotros es delicado salir a hablar de miles de puestos de trabajo y regalías”, explican. Sapag no lo dudó. Su administración ha tenido problemas para sostener la masa salarial del Estado y el anuncio apuntaló por un rato la imagen del MPN. El gobernador aseguró que se generarán 20 mil puestos y podrían surgir 700 empresas de servicios.

El mandatario indicó que por regalías la provincia recibirá $ 180.000 millones en 20 años. “Con estos acuerdos estamos asegurando importantes inversiones para los próximos años en Neuquén, y la generación de empleo e ingresos fiscales sostenidos que nos permitirán apuntalar nuestro modelo de crecimiento”, dijo Sapag.

Fuente: IEco