Wall Street cerró con pérdidas y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, bajó un 0,66 %, después de que los precios del petróleo bajaron a su nivel más bajo en casi siete años, causando al índice energético del S&P su mayor pérdida en un día desde agosto.

El principal índice neoyorquino cedió 117,12 puntos y terminó en 17.730,51 unidades, mientras que el selectivo S&P 500 bajó un 0,70 % y el índice compuesto del mercado Nasdaq perdió un 0,79 %.

En tanto, las principales bolsas europeas reaccionaron este lunes con tendencias dispares en un mercado que se recupera luego de los decepcionantes anuncios del Banco Central Europeo la semana pasada.

El índice FTSE-100 de la bolsa de Londres bajó 0,24%, al igual que el Ibex 35 de Madrid, que retrocedió un 0,36%.

Subieron en cambio el Dax de la bolsa de Fráncfort, con un avance de 1,25%, el CAC 40 de París, un 0,88%, y el FTSE Mib de la bolsa de Milán, apenas 0,07%.

Por su parte, las acciones chinas subieron el lunes, luego de que los inversores pasaron de los papeles del sector inmobiliario a los valores tecnológicos y del sector de la salud, áreas que Pekín espera se conviertan en los nuevos motores de crecimiento del país.

El referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen aumentó 0,3%, a 3.687,61 puntos, mientras que el índice compuesto de Shanghái también ganó 0,3%, a 3.536,93 unidades. Pero en un reflejo de la cautela de los inversores, el volumen de operaciones en Shanghái se redujo a un mínimo en un mes.

Además, las acciones japonesas rebotaron el lunes luego de que unos datos de empleo optimistas en Estados Unidos sugirieron que la mayor economía del mundo puede resistir un alza de las tasas de interés prevista para este mes. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio ganó 1% para terminar el día en 19.698,15 puntos.

Fuente Ambito