El Congreso de Estados Unidos exigió responsabilidades penales a Volkswagen y a sus directivos por haber falseado las emisiones de sus coches diésel.

Michael Horn, máximo responsable del fabricante alemán para el mercado estadounidense dijo ante legisladores en un testimonio preparado al comienzo de una audiencia que no estaba al tanto del engaño intencional de la compañía en ese país en las pruebas reglamentarias a pesar de escuchar acerca de problemas con el cumplimiento de las emisiones desde el segundo trimestre de 2014.

Horn agregó que le comunicaron sobre los problemas con el cumplimiento de las emisiones en ese momento y que los reguladores estadounidenses, entre ellos los de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), pudieron hacer sus propias revisiones. En concreto dijo que los ingenieros de Volkswagen le avisaron estaban trabajando con los reguladores para resolver el problema.

“Quiero ser muy claro sobre esto: aunque me dijeron sobre el proceso de la EPA, no me dijeron, ni tampoco tenía ninguna razón para sospechar, que nuestros vehículos incluían un dispositivo de este tipo”, señaló Horn ante el subcomité de Energía y Comercio de la cámara de representantes estadounidense.

Fuente: Fortuna