El ex presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli se presentó ayer ante el juez federal Claudio Bonadio para declarar en la causa que investiga un supuesto perjuicio millonario contra el Estado por la venta de dólar futuro. Vanoli  presentó un escrito en el que trató de justificar la operatoria y culpó de la millonaria pérdida en las cuentas del Banco Central al macrismo. Por esta misma causa la semana próxima deberá declarar la ex mandataria Cristina de Kirchner.

La causa se inició a fines de octubre, cuando Federico Pinedo y Mario Negri, por aquel entonces jefes de los bloques del PRO y UCR, denunciaron que las maniobras cambiarias impulsadas por Vanoli provocaron un daño en la solvencia de la autoridad monetaria.

En su escrito, el ex titular del BCRA sostuvo en su escrito que la autoridad monetaria operó bajo su mandato “con contratos de dólar futuro para enviar señales claras y contundentes de que no planeaba convalidar las expectativas de devaluación a los efectos de promover la estabilidad cambiaria”.

Los contratos a futuro funcionan como una suerte de seguro de cambio. La operatoria  es sencilla: ambas partes celebran un contrato en donde fijan un valor para el tipo de cambio a determinado plazo. Si llegada la fecha pactada el dólar está por encima del valor fijado en el contrato, la parte vendedora deberá pagarle en pesos al comprador la diferencia entre el precio del dólar que figura en el contrato y el que aparece en la pantalla del Banco Nación ese día. Lo que se objeta en la denuncia es que el BCRA cuatriplicó entre septiembre y octubre las ventas de contratos a futuro y a precios bajos.

Vanoli es el primero de los funcionarios de primera línea citados por Bonadio, que ya había escuchado a otros ex directores del Central. El martes próximo deberá presentarse a indagatoria el ex ministro de Economía Axel Kicillof y su entonces secretario de Finanzas, Pablo Lopez, y un día después Cristina Fernández de Kirchner. Todos están imputados por “defraudación a la administración pública”.  En la denuncia se afirma que para 2016 los contratos se vendieron a un precio promedio de $10,65,  mientras que un mismo contrato en el mercado de futuros de Nueva York, se vendía a cerca de 15 pesos.

Según Vanoli, el BCRA no interviene en el mercado para “la búsqueda de ganancias ” sino para lograr efectos “como contener la devaluación e evitar dicho impacto en los precios”. Y añadió: “los saldos de la operatoria de futuros se pagan en pesos por lo que no compromete las reservas en moneda extranjera”.

Asimismo, Vanoli culpó de un eventual daño en las cuentas del BCRA al actual presidente de la entidad, Federico Sturzenneger. “La pérdida en pesos en concepto de futuros se concreta y materializa tras la mega devaluación llevada adelante por las nuevas autoridades del BCRA en diciembre”.

Luego de que trascendiera públicamente que el entonces gurú económico de Daniel Scioli, Mario Blejer, fuera uno de los principales compradores de dólar a futuro, Vanoli se defendió: “el BCRA no benefició a ningún individuo o grupo económico en particular”. Finalmente, aseguró que el BCRA gabó, entre octubre de 2014 y noviembre de 2015, 5.511 millones de pesos por la operatoria cuestionada, .

Fuente Clarin