Uruguay emitió este lunes un nuevo bono global de deuda con vencimiento a 2027 por un valor de 1.700 millones de dólares, cuya demanda alcanzó los 3.000 millones, explicó en Montevideo el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori.

“Importa no sólo el nivel de la operación sino la calidad. Varios bancos centrales de Europa adquirieron hoy deuda uruguaya. Eso quiere decir que Uruguay se ha ganado una reputación financiera internacional muy alta“, explicó el ministro durante una conferencia de prensa.

Del total del bono, 1.200 millones de dólares corresponden a efectivo y 500 a un canje de deuda a plazos más cortos, lo cual ha tenido, según el ministro, “un efecto importante para Uruguay en cuanto al incremento de la duración de los plazos de la deuda”.

Además, especificó que la demanda, por 3.000 millones, fue “muy superior” al monto de la operación, lo cual, a su juicio, es un “indicio de confianza muy importante”.

La ejecución de esta transacción se realizó sin apenas operaciones de marketing previas y con el objetivo de aumentar “significativamente” la liquidez del Gobierno central y asegurar el prefinanciamiento del país “ante cualquier eventualidad de futuro en un mundo complicado”, señaló el ministro.
Uruguay emitió este lunes un nuevo bono global de deuda con vencimiento a 2027 por un valor de 1.700 millones de dólares, cuya demanda alcanzó los 3.000 millones, explicó en Montevideo el ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori.

“Importa no sólo el nivel de la operación sino la calidad. Varios bancos centrales de Europa adquirieron hoy deuda uruguaya. Eso quiere decir que Uruguay se ha ganado una reputación financiera internacional muy alta“, explicó el ministro durante una conferencia de prensa.

Del total del bono, 1.200 millones de dólares corresponden a efectivo y 500 a un canje de deuda a plazos más cortos, lo cual ha tenido, según el ministro, “un efecto importante para Uruguay en cuanto al incremento de la duración de los plazos de la deuda”.

Además, especificó que la demanda, por 3.000 millones, fue “muy superior” al monto de la operación, lo cual, a su juicio, es un “indicio de confianza muy importante”.

La ejecución de esta transacción se realizó sin apenas operaciones de marketing previas y con el objetivo de aumentar “significativamente” la liquidez del Gobierno central y asegurar el prefinanciamiento del país “ante cualquier eventualidad de futuro en un mundo complicado”, señaló el ministro.
“Creo que tenemos con esta emisión de hoy ya estructurado el programa de financiamiento que el país necesita con ese horizonte temporal (2016)”, añadió el ministro.

Astori señaló que la liquidez del Gobierno central, que es la parte de la emisión que es contra efectivo permite llegar en total a unos 3.560 millones de dólares, que están a 6,4 puntos del PBI.

A estas cifras, el jerarca añadió que el Ejecutivo dispone además de créditos de contingencia con los organismos multilaterales que se usan en caso de que sea necesario y si no son utilizados “no endeudan al país” y que alcanzan a 2.267 millones de dólares.

Es por ello que el Gobierno central dispone en este momento de aproximadamente 5.700 millones de dólares en términos de liquidez “efectiva y contingente”.

Se trata, argumentó, de números con los que Uruguay puede trabajar “tranquilamente” y seguir promoviendo políticas publicas que permitan mantener los niveles de crecimiento y a través de ellos “seguir generando resultados positivos para la sociedad”, matizó el ministro.

A la pregunta de si hay margen para dotar de más fondos para diversas áreas del Presupuesto Nacional entre 2015 y 2019, actualmente en debate parlamentario, Astori fue tajante: “Tener financiamiento sólido no es lo mismo que tener capacidad para gastar”.

“Una cosa es la situación fiscal y otra la situación financiera. Uruguay no tiene problemas financieros. Es muy sólido financieramente. Entonces puede volcar su atención sobre la administración de las otras herramientas e instrumentos de políticas públicas”, matizó, para reconocer que sin embargo, el país tiene una situación fiscal que debe mejorar.

Fuente: Infobae