¿Cuáles serían las causas de esta deficiencia? Falta del debido control estatal, desinversión, tecnología obsoleta, aumento del consumo de energía eléctrica per capita, etc. Lo cierto es que sea cual fuere la causa, poco le importa a quien lo padece, generando trastornos en su vida cotidiana, familiar, comercial, laboral e inclusive produciendo daños materiales traducidos en pérdidas de mercaderías, roturas de electrodomésticos y artefactos eléctricos, debido a las variaciones significativas de los niveles de tensión.

¿Qué reclamar? El principio general que debe seguir el usuario a la hora de reclamar es “El que daña debe responder por el daño causado“, por lo que le deben reparar todos los perjuicios ocasionados.

• Averías de electrodomésticos y Pérdida de mercaderías. En el caso de roturas de electrodomésticos -y en general cualquier artefacto eléctrico o electrónico- se podrán reclamar desde el pago del servicio técnico, mano de obra, repuestos y el transporte de los aparatos, como también todos los daños que normalmente son causados cuando estos artefactos no funcionan, por ejemplo gastos en concepto de lavadero de ropa.

Si el arreglo no fuese posible, se deberá reclamar la reposición del artefacto dañado por otro igual nuevo, o en su defecto el importe actualizado a precio de mercado.

Respecto de las mercaderías, se trate de un comercio o una vivienda familiar, se podrá reclamar que se indemnice al usuario por las pérdidas ocasionadas. En este caso resulta crucial contar con los elementos probatorios que se puedan aportar a fin de acreditar y cuantificar el daño.

Los comerciantes podrán reclamar, además, las ganancias caídas por la interrupción del servicio de energía eléctrica. Para ello deberán acompañar junto al reclamo un informe contable que cuantifique la proyección de los ingresos no percibidos.

IMPORTANTE: desde el principio se deben tomar precauciones para poder acreditar dichos daños, usando fotografías o filmaciones tomadas delante de vecinos que sirvan de testigos, usar presupuestos de servicios técnicos de empresas reconocidas detallando el valor de repuestos, mano de obra, tiempo estimativo de reparación, etc.

Indemnización por falta de luz La interrupción del suministro de luz per se, es indemnizable. Con el reclamo, el ENRE está obligado a determinar una indemnización por daño directo, estableciendo un monto fijo en función de la cantidad de horas que los usuarios estuvieron privados del servicio. A ello deberán agregarse los gastos en que ha incurrido el usuario como consecuencia directa de la falta de luz, por ejemplo, gastos de alojamiento hasta la reposición del servicio.

¿Cómo reclamar? Paso a paso

1. Reclamar a la empresa que le suministra el servicio, ya sea Edenor o Edesur según le corresponda, por teléfono o mediante mensaje de texto o Twitter.

2.En caso de que las empresas prestadoras del servicio no den respuesta dentro de los 15 días hábiles o la misma sea negativa, queda habilitada la vía administrativa y eventualmente la judicial. En consecuencia, el usuario deberá iniciar el reclamo ante el ENRE, que es la autoridad de aplicación. Personalmente, en Suipacha 615 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, de lunes a viernes, de 9 a 18 horas. Allí, por escrito y en duplicado, deberá relatar los hechos y acompañar los elementos probatorios con los que cuente a fin de acreditar los daños sufridos. Hasta aquí, el usuario no necesita contar con abogado.

3.Reclamo judicial. Si la empresa prestadora y el ENRE no resuelven satisfactoriamente el reclamo, antes de llegar a la instancia judicial es posible presentar quejas ante los organismos descentralizados de la autoridad de Defensa al Consumidor, ubicados en las diferentes comunas -si reside en CABA-, en las OMIC -para el resto del país-, para obtener un resarcimiento. Si después de las audiencias no se logra un acuerdo con la empresa, quedará la opción de iniciar acciones legales. Es necesario concurrir con abogado.