Las acciones del constructor de automóviles Renault perdían cerca de un 20% este jueves en la bolsa de París tras el anuncio de registros en sus sedes que podrían estar relacionadas de una investigación por las emisiones de gases de sus motores.

La acción de Renault perdía más del 20%, hasta 68,72 euros. La caída también afectó a su competidor PSA Peugeot Citroen, con pérdidas de más del 7% en un mercado a la baja de 3,1%.

Fuentes sindicales anunciaron que los servicios franceses que investigan situaciones de fraude registraron la semana pasada varias sedes de Renault en la región de París.

“Agentes de la DGCCRF intervinieron en varias sedes de Renault”, según un comunicado del sindicato CGT de un centro de ingeniería en Lardy, una localidad al sur de París.

Según este sindicato, el más importante de la compañía, los registros “están relacionados con las consecuencias del caso de motores trucados de Volkswagen”.

Renault confirmó los registros de inspectores antifraude, pero aseguró que no se detectó ningún programa informático para trucar sus motores.

El “caso Volkswagen” comenzó en septiembre del año pasado, cuando la EPA (Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos) descubrió que los coches de la automotriz alemana tenían trucadas las pruebas de emisiones.

Es decir, simulaban condiciones falsas sobre las emisiones contaminantes de los vehículos: en algunos casos, los niveles eran cuarenta veces superiores a los declarados por el fabricante germano. El origen se hallaba en un software trucado en la computadora de a bordo.

La situación provocó una grave crisis en la compañía y la renuncia de altos ejecutivos. Podría recibir multas cercanas a los 90.000 millones de euros.

Fuente Ambito