Las enormes cosechadoras que levantan soja prácticamente ya terminaron su fajina de este año y se fue confirmando una producción récord de la oleaginosa, que llegará a 60 millones de toneladas y crecerá más del 10% respecto de la campaña anterior. Esta gran cosecha servirá para compensar en parte las pérdidas provocadas por la caída del precio internacional, que ronda el 30% entre un año y otro.

Todos los análisis sobre el avance de la cosecha confirman este récord productivo. Ayer se conoció la estimación mensual del Ministerio de Agricultura, que ubicó la cosecha en 60 millones de toneladas, un 12,4% por encima de las 53,40 millones de la temporada 2013/14. Ese cálculo se corresponde con el que lanzó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. Los expertos de la Bolsa de Rosario, por su lado, ayer arriesgaron que habrá 59,6 millones de toneladas.

La acumulación de lluvias en meses previos a la última siembra de soja fue determinante para que los rendimientos promedio se ubicaran por encima de los 30 quintales por hectárea, es decir unos 200 kilos por hectárea más que en la cosecha anterior. El clima acompañó y permitirá un adicional de 6 millones de toneladas de soja, que a los valores actuales en Chicago significan un ingreso adicional de 2.000 millones de dólares.

Se trata de una compensación a las fuertes pérdidas registradas por la caída de los precios externos de la oleaginosa, que el año pasado rondaban los 540 dólares y ahora retrocedieron a 350 dólares. Así, la cosecha récord se desvalorizó de 32.000 millones a solo 21.000 millones de dólares.

Fuente: IEco