Royal Dutch Shell informó el jueves de unas pérdidas netas en el tercer trimestre de 7.400 millones de dólares tras cancelar una serie de proyectos a largo plazo, incluidas las perforaciones en Alaska.

La empresa informó de costes de 8.200 millones de dólares, incluidos 2.600 millones de dólares relacionados con su decisión de detener las actividades de exploración en Alaska.

Excluyendo esos gastos extraordinarios y tras ajustes, la empresa registró un descenso en su beneficio a 1.800 millones de dólares, desde los 5.800 millones de dólares del año anterior, en un reflejo del descenso en los precios del petróleo.

El crudo de Brent, referencia para el petróleo del mar del Norte, costaba de media 50,26 dólares en el tercer trimestre, un 51% menos que el año anterior.

“El negocio integrado de Shell y nuestro énfasis en el rendimiento ayudan a mitigar el impacto de los precios bajos del petróleo en último término, en lo que es un entorno difícil para el sector hoy en día”, dijo el director general, Ben van Beurden.

Fuente: AP