banner_cultura_invest_1000px

Por más cumplidora que una persona sea con sus aportes previsionales, es imposible que el día de mañana pueda, con su jubilación, asegurarse un ingreso similar al actual. Al momento de retirarse cobrará aproximadamente el 35% del último haber percibido. Luego de 30 ó 40 años, lo ideal sería comenzar a disfrutar, viajar, malcriar nietos, etc. Pero ¿cómo reemplazar el 65% de ingresos faltante? Una tendencia que crece son los Seguros de Vida con Ahorro: son planes flexibles, que permiten ahorrar en pesos y formar un capital linkeado a dólar oficial, obteniendo con pequeños aportes los mismos rendimientos que con grandes inversiones.

Así, una persona puede ayudarse a financiar etapas importantes de la vida, como la universidad y la boda de sus hijos, el pago de la hipoteca de su casa o bien utilizarlo como complemento para su futura jubilación. Se diseñan a medida de cada individuo, donde se puede elegir una estrategia de inversión predeterminada acorde a su perfil, que irá fluctuando en cada etapa de su vida, de mayor a menor riesgo, y dónde también podrá sumar beneficios de protección, para acompañar su evolución personal.

La mayoría permite: • Ahorrar regularmente en pesos por débito automático en cuenta bancaria o tarjeta de crédito. • Acceder a beneficios adicionales que brindan cobertura por fallecimiento, enfermedad y/o accidente. • Pedir préstamos, realizar retiros parciales o solicitar exención del pago de primas en caso de emergencias económicas. • Aportar primas adicionales en cualquier momento. • Disponibilidad inmediata de los fondos, total o parcial.

Lo interesante es que los fondos acumulados son de carácter inembargable, se encuentran exentos del impuesto a los Bienes Personales y no integran el acervo hereditario. Hay que tener en cuenta que hoy una persona de 65 años es joven y con mucha vitalidad, teniendo por lo menos 20 años por delante, para vivir bien y disfrutarlos.

Por ejemplo, un hombre que desea una renta jubilatoria de USD 2.000, deberá tener a los 65 años un fondo acumulado de USD 480.000 aproximadamente, calculando los años pasivos anteriormente mencionados.

Para lograr este fondo podrá comenzar: • A los 25 años aportando USD 165 por mes (total aportado USD 70.200, un 16,5% del fondo).

• A los 35 años aportando USD 330 por mes (Total aportado USD 118.800, un 24,75% del fondo).

• A los 45 años aportando USD 850 por mes (Total aportado USD 204.000, un 42,5% del fondo).

Cuanto a más temprana edad se comience a ahorrar con estos fines, mayor será la capitalización lograda. Quienes no logren reunir activos que generen rentas adicionales, estarán frente a un problema futuro. En el presente, los Seguros de Vida con Ahorro funcionan como un instrumento flexible para dolarizar nuestros ahorros y poder planificar de forma eficiente, previendo los riesgos en cada etapa de la vida, una jubilación a pleno disfrute y sin restricciones, ya que ¡bien merecido lo tendremos!

* Director Comercial de SAT Financial Planning martin.federici@satinvestment.com.ar