Estamos viviendo la era de la exposición pública de información. Hoy es impensado vivir desconectado. Internet se volvió una herramienta vital de comunicación para empresas y personas, y es a través de ella que enviamos información relevante todo el tiempo desde cualquier equipo: enviamos emails, conversamos por chat, compartimos materiales por redes sociales, realizamos compras, operaciones bancarias, etc. ¿Somos conscientes de los riesgos que asumimos cuando circulamos información por Internet? ¿Actuamos de forma segura para proteger nuestros datos?

Actualmente, las amenazas ya no son virus creados por nerds para dañar computadoras “inocentemente”; están vinculadas con fines delictivos y comerciales donde el objetivo es el robo de datos, contraseñas, sustracción de archivos y conocimiento de usos y costumbres personales para cometer delitos, generar fraudes y obtener suntuosas ganancias.

5 consejos para hacer frente a estas amenazas:

1. Contar con software de protección integral de información de marca reconocida para cualquier equipo o dispositivo móvil que se utilice. Proteger la información personal que es la más buscada (datos que permitan al atacante acceder a servicios financieros y lograr rédito).

2. La mejor manera de proteger la información relevante de una empresa o persona, es a través de la encriptación. De esta manera, los datos no podrán ser interpretados por personas ajenas a la organización en caso de pérdida o robo de un equipo. Es importante contar con la función de destrucción de los datos en forma remota.

3. Limitar la instalación de aplicaciones y revisar los términos de uso antes de descargarlas, especialmente aquellas cuyos creadores no sean marcas confiables.

4. Establecer contraseñas seguras que intercalen letras, números y signos y cambiarlas periódicamente.

5. En aquellos dispositivos que utilicen los hijos, es indispensable contar con la aplicación “control parental” para limitar el contenido que pueden visitar. Y tener diálogo abierto con ellos sobre el uso seguro de dispositivos y la exposición de información personal.

La clave del éxito de estas nuevas amenazas es su forma silenciosa de actuar. En su mayoría se realizan sin que el usuario lo perciba. Por un lado, por propia habilidad de los ciberdelincuentes que se enmascaran dentro de una aplicación, de un link o de un email falso pero en apariencia seguro (ej: publicidad turística, aviso del banco, etc.). Por otro, por desprotección por parte de las empresas y los usuarios que no cuentan con la seguridad necesaria o bien desatienden avisos de actualizaciones, parches, seguridad de contraseñas o alertas de seguridad.

* Director de NextVision