Ante un escenario como el actual parece casi imposible dar marcha atrás parcial con las restricciones cambiarias. Cualquier flexiblidad podría generar presión casi inmediata sobre el tipo de cambio, lo que desataría aún mayor inflación. Por eso, la expectativa del mercado es que antes de cualquier medida de estas características se avance con temas más urgentes.

Por otra parte, a pesar del control, las reservas siguen drenándose a un nivel importante. “Esto es el contrasentido del control”, remarcó el economista Pablo Goldin. “Hoy tenemos una brecha chica entre el dólar formal e informal”, resaltó. “Y el “chiquitaje” sigue fuerte porque la restricción no es tal considerando que son 10.000 dólares lo que se permite comprar”.

Para el periodista Mariano Gorodisch, próximamente se viene una restricción mayor. “Quizá se pueda comprar la mitad de lo que se puede ahora”.

“El horizonte con este cepo eran las elecciones. Ya veremos qué pasa luego”, adelantó Juan Ignacio Bano. A lo que Pablo Goldin advirtió, “quien venga, no va a poder salir del control de cambio”.

Mirá el análisis completo en el programa: